su novia perdió una final tras dilapidar cinco match points


La primera función como número uno no pudo ser mejor para Jannik Sinner, que se consagró en el ATP 500 de Halle, en Alemania, para lograr su primer título sobre césped. Allí, en las vísperas de Wimbledon, la meca de la hierba y hogar del tercer Grand Slam de la temporada, derrotó en la final al polaco Hubert Hurkacz por 7-6 (8) y 7-6 (2) y se confirma como candidato para ganar en el All England Club.

Fue una victoria que quedará en la historia. Porque el nacido en San Candido hace 22 años se convirtió en apenas el octavo jugador en la historia en levantar el trofeo en su primer torneo como número uno. Se sumó en ese selecto club al escocés Andy Murray (ATP Finals 2016), el serbio Novak Djokovic (Montreal 2011), los estadounidenses Pete Sampras (Hong Kong 1993) y Jimmy Connors (Indianápolis 1974) y los suecos Stefan Edberg (Long Island 1990), Mats Wilander (Palermo 1988) y Björn Borg (Montecarlo 1979).

Sinner, además, se transformó en el segundo tenista en coronarse en el césped de Halle siendo líder del ranking. ¿El primero? El rey indiscutido de esa superficie, el suizo Roger Federer, que ganó cuatro de sus diez títulos allí desde el primer escalón de la clasificación, en 2004, 2005, 2006 y 2008.

Sin embargo, no todo fue alegría para el nuevo rey del circuito. Su pareja, la rusa Anna Kalinskaya, perdió una increíble final en WTA 500 de Berlín a manos de la estadounidense Jessica Pegula. Y el italiano no solo lo padeció, sino que compartió su dolor en su discurso de premiación.

“Mi novia jugó hoy en Berlín. Perdió tras tener cinco puntos de partido. Así que lo siento mucho por ella. Ella también tuvo una semana increíble”, soltó el de San Candido ante el público que lo aplaudía a 164 kilómetros de distancia del lugar donde Kalinskaya sufría. El amor es más fuerte.

Pero hay que volver a hablar de tenis. Y hay que decir que Sinner se mostró más solvente en un duelo que no tuvo roturas de servicio y que se resolvió en dos tie breaks.

Cualquier cosa pudo haber sucedido frente a Hurkacz, elenco estable del top ten del circuito, de poderoso servicio y una gran regularidad al que le falta un éxito en un gran torneo para aumentar su consideración.

La diferencia fue la carencia de talento y de confianza en los momentos clave. Por ejemplo, en los desempates. Y no pudo alargar la final a un tercer parcial. Claudicó en dos porque Sinner, en momento de gracia más allá de su derrota en la final de Roland Garros contra Carlos Alcaraz, saca a relucir su mejor repertorio al tiempo que aumenta su concentración en el objetivo cuando la situación lo requiere.

No inquietaron al italiano los trece aces de su rival, que solo sirvieron para alargar el partido. En el tie break el panorama fue distinto. Y Sinner amarró el triunfo después de una hora y cincuenta y un minutos.

Logró sobre el polaco, ganador en 2022 de este torneo, su tercera victoria en cinco enfrentamientos. Nunca se habían medido sobre pasto.

Sinner se ganó la condición de aspirante en Wimbledon y amenaza a Alcaraz, defensor del título que se despidió demasiado temprano en Queen’s. La consagración en Halle se suma a su lista de éxitos en este 2024, que incluyen el Masters 1000 de Miami, el ATP 500 de Rotterdam y el Abierto de Australia. Ya tiene 14 títulos y otras cuatro finales sin ganar.

Kalinskaya no pudo con Pegula en Berlín

Jessica Pegula y Anna Kalinskaya durante la premiación en Berlín. Foto: EFEJessica Pegula y Anna Kalinskaya durante la premiación en Berlín. Foto: EFE

Pegula se proclamó este domingo campeona en Berlín (Alemania) al vencer en la final a Kalinskaya por 6-7 (0-7), 6-4 y 7-6 (7-3) en dos horas y treinta y tres minutos. Pegula, quinta del ranking de la WTA, se adjudicó un duelo muy igualado en el que sobrevivió a los cinco match points que tuvo su rival, número 24 del mundo.

La victoria ante Kalinskaya fue la segunda del día para la estadounidense, que solo cuatro horas antes había logrado el pase a la final al superar por 7-5 y 7-6 (2) a su compatriota Coco Gauff, máxima favorita, en un partido que había quedado interrumpido el sábado por la lluvia cuando el marcador señalaba 3-1 en tie break.

Éste era el segundo duelo oficial entre Pegula y Kalinskaya. El primero, en 2019, también se saldó con triunfo para la norteamericana en las semifinales del Citi Open de Washington.



COMENTARIOS