qué dijo la policía sobre el mail que sembró una nueva duda en la Fórmula 1


Trece días después de recibir la denuncia de Mercedes, por un email anónimo que acusaba a la escudería de Fórmula 1 de sabotaje contra Lewis Hamilton, las autoridades de la policía de Northamptonshire concluyeron que «no se constató que se hubiera cometido ningún delito».

Si bien eso le puso fin a la investigación oficial, el diario británico Daily Mail aseguró que el equipo puso a trabajar a investigadores privados, aunque se inclina por «un fanático random» del heptacampeón de la Fórmula 1 que en 2025 correrá en Ferrari.

«La policía de Northamptonshire recibió un informe el 12 de junio sobre un correo electrónico que había circulado dentro del equipo Mercedes AMG F1», dijo un portavoz de la policía de Northamptonshire ante la prensa. «No se encontró que se hubiera cometido ningún delito penal. Sin embargo, se dieron consejos sobre otros correos electrónicos que el equipo pueda recibir», agregó.

Según Sky Sports, esos consejos apuntarían que Mercedes informe a las autoridades policiales sobre cualquier actividad similar en el futuro.

Sin embargo, Daily Mail publicó que el equipo que reinó en el Campeonato de Constructores de la F1 entre 2014 y 2021 ha contratado a investigadores privados para detectar la fuente de correos electrónicos y mensajes SMS anónimos que afirman que Lewis Hamilton está siendo «saboteado» por su propio equipo.

Un portavoz del equipo le confirmó al medio inglés que habían subcontratado a una empresa especializada en este tipo de investigaciones. «Se está tratando externamente», afirmó quien no dio más detalles sobre la identidad de los especialistas implicados. Según esa misma fuente, el equipo cree que el correo electrónico fue enviado «por un fanático random» de Hamilton.

«Una posible sentencia de muerte para Lewis»: el asunto de un email enviado a los principales directivos del paddock

Los mecánicos alrededor del auto de Hamilton en el box del GP de España. Foto Thomas Coex, Pool Photo via APLos mecánicos alrededor del auto de Hamilton en el box del GP de España. Foto Thomas Coex, Pool Photo via AP

El mail, dirigido a Toto Wolff -team principal de Mercedes-, el jefe de la F1 Stefano Domenicali, el presidente de la FIA Mohammed ben Salayem y a otros miembros importantes del paddock, fue recibido el 10 de junio, un día después del Gran Premio de Canadá, una carrera en la que Hamilton fue sobrepasado por su compañero de equipo, George Russell, en la penúltima vuelta.

Ese correo electrónico, que Mercedes reportó a las autoridades 48 horas después, decía ser escrito por un empleado de Mercedes y llevaba como título en el asunto «Una posible sentencia de muerte para Lewis», argumentando que el siete veces campeón del mundo estaba en peligro al recibir neumáticos fríos, una acusación amplificada por mensajes de Whatsapp.

En el mensaje se acusaba a Wolff de ser «vengativo»: denunciaba que el austriaco de 52 años «está haciendo todo lo posible para vengarse de Hamilton» por haber elegido dejar Mercedes para correr en Ferrari desde la próxima temporada.

Alli, además, el autor acusaba a Mercedes, aunque especialmente a su jefe de equipo, de «sabotaje sistemático» del coche, la estrategia y la salud mental de Hamilton. Afirmaba que se estaban llevando a cabo acciones «turbias» y temía que la escudería estuviera en un «camino peligroso» que podría «en última instancia poner en peligro la vida de Lewis».

Según trascendió, además del email, se enviaron mensajes de WhatsApp de seguimiento desde un teléfono móvil a un grupo de personas influyentes de la Fórmula 1.

«Que vean a un psiquiatra», el consejo de Toto Wolff a los «lunáticos teóricos de la conspiración»

Hamilton y Wolff en el GP de Turquía de 2020. Foto REUTERS/Ozan Kose/File PhotoHamilton y Wolff en el GP de Turquía de 2020. Foto REUTERS/Ozan Kose/File Photo

Durante el fin de semana pasado, en el marco de las entrevistas durante el GP de España, Toto Wolff descartó que quien enviara el email fuera empleado de Mercedes. «No es de un miembro del equipo», remarcó el viernes. Y agregó: «Cuando estamos recibiendo este tipo de correos electrónicos, y estamos recibiendo toneladas de ellos, es molesto, sobre todo cuando hay alguien hablando de la muerte y todas estas cosas».

En declaraciones que se dieron antes de que la Policía emitiera su comunicado este martes, el team principal contaba que estaban «investigando la dirección IP» y «el teléfono». «Todo eso porque el abuso en línea de esa manera tiene que parar. La gente no puede esconderse detrás de sus teléfonos o de sus computadoras y abusar de los equipos o de los pilotos de esta manera», había alertado.

Después de la carrera del domingo, en la que Hamilton terminó con su racha de derrotas contra su compañero Russell y consiguió su primer podio de la temporada, Wolff reiteró su postura: «No tengo ningún respeto por estos teóricos de la conspiración, porque no tienen cerebro. Queremos un coche que gane carreras y campeonatos y quien no lo consiga debería estar viendo otro deporte».

De regreso al podio. Hamilton en el reciente GP de España en Barcelona. Foto REUTERS/Susana VeraDe regreso al podio. Hamilton en el reciente GP de España en Barcelona. Foto REUTERS/Susana Vera

Y agregó: «Lewis forma parte del equipo desde hace 12 años. Tenemos una amistad. Confiamos el uno en el otro. Queremos terminar esto por todo lo alto. Queremos celebrar la relación. Así que, a todos esos locos de ahí fuera, vayan a un psiquiatra».

Del otro lado del mostrador, el próximo jefe de Hamilton en Ferrari, Frederic Vasseur, aseveró que las afirmaciones del mail eran «completamente irracionales». Quien también es un amigo cercano de Wolff analizó: «Estoy dejando de lado mi relación con Toto. ¿Cómo se puede imaginar que una empresa con 1.500 personas trabajando día y noche, presionando como el infierno para traer mejoras, podría dañar uno de sus coches?».

COMENTARIOS