No se colocarán stents ni se practicarán angioplastias por dos días en el país

Los médicos del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) anunciaron una medida de fuerza, por lo que no se colocarán stents ni se practicarán angioplastias durante dos días en todo el país.

Esta medida afectará a las operaciones programadas para el 13 y 14 de agosto y solo se atenderán emergencias.

Las autoridades del colegio profesional confirmaron esta acción, asegurando la atención en casos de emergencias durante esos días. Sin embargo, las operaciones ya programadas no se llevarán a cabo.

El motivo detrás de esta decisión es en respuesta a la grave situación que enfrenta la profesión debido a la falta de insumos y los bajos salarios que han persistido durante mucho tiempo.

«Los cardiólogos están previniendo una situación gravísima», advirtieron desde el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas. La protesta insta a prestar atención sobre estas dificultades y presionar por mejoras en su campo laboral.

«Se podrían apagar los monitores en caso de no llegar a un acuerdo: por 2 días no se colocarían stents ni se practicarían angioplastias en Argentina», se anunció en un comunicado.

«Desesperados por la situación económica que atraviesa el sector de la cardiología intervencionista (honorarios bajísimos y falta de insumos), los médicos cardiólogos intervencionistas de todo el país, han resuelto que el próximo 13 y 14 de agosto, no se efectúe en todo el territorio nacional ninguna práctica de colocación de stents ni de angioplastia», agrega el mensaje del CACI.

En ese sentido, los cardiólogos Intervencionistas indicaron que, de no haber una respuesta por parte de las autoridades de las prepagas, las obras sociales y del Gobierno respecto de esto, «la medida de fuerza se incrementará y llegará a un punto en que habrá un deterioro irreversible de la especialidad».

El doctor Alejandro Palacios, expresidente del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (MP. 5.541) habló con Cadena 3 e insistió en que, pese a la medida de fuerza, no dejarán de atender emergencias debido a su juramento hipocrático pero enfatizó en la gravedad del problema. «Nosotros decimos un juramento hipocrático, nunca vamos a dejar de proteger al paciente».

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte tanto en Argentina como a nivel mundial. Según estadísticas vitales publicadas por la Dirección de Estadísticas e Información de la Salud, la tasa de mortalidad por enfermedades del corazón fue de 168 por cada 100.000 habitantes.

En ese sentido, el CACI advierte sobre una posible escasez futura de profesionales especializados en Argentina debido a esta crisis. «Realmente es muy grave», afirmó Palacios.

Los insumos que se requieren para las angioplastias, incluyendo los stents y la tecnología quirúrgica, son importados y actualmente los médicos enfrentan problemas de abastecimiento y altos precios.

El CACI apuntó a las obras sociales, prepagas nacionales y provinciales, así como al Ministerio de Salud de la Nación como responsables de esta situación.

Como ya habían expresado en mayo, el CACI declaró el estado de emergencia en la especialidad advirtiendo que el sector atraviesa una «tormenta perfecta», que es la combinación de honorarios profesionales prácticamente inexistentes por el deterioro inflacionario y el aumento exponencial del costo de los insumos que amenazan la realización de una práctica médica segura.

Esta situación ya viene provocando que obras sociales y prepagas dilatan cada vez más en el tiempo la entrega de los insumos, lo que somete a los pacientes a un riesgo mayor por la demora en el tiempo a su tratamiento.

Los médicos advierten que con sus prácticas cada año en la Argentina evitan que se mueran 200.000 personas aproximadamente y que, de persistir la actual situación, se incrementarán las muertes en el país por esta enfermedad siendo la primera causa de muerte en la Argentina y el mundo.

COMENTARIOS