Carlos Alcaraz precisó de cinco sets para bajar a Frances Tiafoe y Jannik Sinner ganó con autoridad


La lluvia -muy intensa en la primera parte del día- fue gran protagonista de la jornada del viernes en Wimbledon, porque forzó a cancelar muchos partidos y a suspender algunos más que ya habían empezado y deberán completarse el sábado, si lo permite el mal tiempo, porque el pronóstico indica que los chaparrones podrían seguir presentes en el All England durante todo el fin de semana. Pero el agua no perturbó la acción de las dos canchas principales, que cerraron sus techos y le regalaron interesantes partidos a los fanáticos. Entre ellos, el trabajado triunfo de Carlos Alcaraz, número tres del mundo y campeón defensor.

El español, reciente vencedor en Roland Garros, tuvo que correr de atrás ante el estadounidense Frances Tiafoe, 29° preclasificado, en el escenario principal y necesitó cinco sets para anotarse su tercera victoria en el certamen. Fue 5-7, 6-2, 4-6, 7-6 (7-2) y 6-2 para meterse en los octavos de final.

Carlitos cayó en el primer set 5-7, entregando por primera vez un parcial en lo que va del certamen. Fiel a su estilo, combinando talento y mentalidad ganadora, el murciano se llevó el segundo capítulo con mucha solidez por 6-2.

Sin embargo, Tiafoe parecía estar lo suficientemente enfocado como para debilitar al español, dado que volvió a ponerse al frente en el tercer parcial, ganando por 6-4.

En ese parcial, Alcaraz sacó 4-4 y 0-30, poniendo en juego su vida en el certamen. Fue allí que pareció tomar las riendas del partido, logró recuperarse y estiró la definición a un tie break, en el que mostró su jerarquía apabullando al estadounidense por 7-2.

El quinto fue un trámite para el tres del mundo, definiendo la historia con un contundente 6-2 que no dejó dudas.

«Jugué un gran tenis pero fue un partido apretado. Siempre es un desafío jugar contra Frances. Es un jugador de mucho talento y hemos vuelto a ver hoy que merece estar arriba y luchar por grandes cosas. Ante él, se me hace complicado adaptar mi juego, encontrar soluciones y ponerle en problemas, pero estoy muy feliz por cómo he acabado el partido. Lo único que pensaba era ‘Ok, luchá una pelota más’. Sólo pensaba en la pelota siguiente y en el tie break me dije a mi mismo que tenía que ir a por la victoria», analizó Alcaraz.

Aunque reconoció: «Los altibajos no se tratan de tu oponente, se tratan de vos mismo. Está claro que si tu rival está jugando un gran tenis y no te deja entrar en ritmo, todo se vuelve aún más complicado. Sin embargo, si no te sentís bien o no estás jugando a un alto nivel, debés mantenerte fuerte mentalmente para seguir luchando y tener la opción de tomar ese ritmo. Una vez lo consigues, debes tratar de no volver a caerte. Eso es lo que debo mejorar. Jugué un gran segundo set, pero en el tercero hubo juegos en los que no estuve a mi mejor nivel. Bajé mi nivel un poco, y no debo dejar que eso ocurra, digamos que debo mantenerme en un alto nivel de intensidad y concentración durante todo el partido

Consumada la victoria, el murciano celebró con el gesto característico de Jude Bellingham, futbolista británico del Real Madrid, club de los amores de Carlitos. «Estamos en Londres, en Inglaterra. Me ha salido solo, no lo había pensado antes del partido. Pero una gran victoria merece una gran celebración», aseguró.

En la próxima ronda jugará ante el ganador del duelo entre otro estadounidense, Brandon Nakashima, y el francés Ugo Humbert, uno de los que no pudieron finalizar. La acción se paró cuando el norteamericano se imponía por 7-6 (11-9), 6-3, 6-7 (5-7) y 6-6.

Otro partido que se suspendió fue el que disputaban en la cancha 2 Daniil Medvedev y Jan-Lennard Struff. El alemán, 41° del ranking, se había llevado los dos primeros sets por 6-1 y 6-3; el ruso, quinto favorito, se impuso en el tercero por 6-4 y estaban 1-1 en el cuarto cuando llegó la lluvia. Y también el que el canadiense Denis Shapovalov le ganaba por 3-2 ante el estadounidense Ben Shelton (14° cabeza de serie) por 3-2.

El búlgaro Grigor Dimitrov, 10° preclasificado, eliminó al francés Gael Monfils, 33° del mundo a los 37 años, al ganarle 6-3, 6-4 y 6-3 en la cancha 1. Y antes de las complicaciones por el mal tiempo, en el court 2, Tommy Paul (12°) derrotó por 6-3, 6-4 y 6-2 al kazajo Alexander Bublik (23°).

En el cierre de la jornada en la cancha central, el italiano Jannik Sinner, número uno del mundo, venció con autoridad al serbio Miomir Kecmanovic (52°) por 6-1, 6-4 y 6-2.

Por el torneo femenino, la estadounidense Coco Gauff, número dos del mundo, venció con autoridad por 6-4 y 6-0 a la británica Sonay Kartal (298°). Y la británica Emma Raducanu le dio una enorme alegría al público local al sorprender a la griega Maria Sakkari, novena preclasificada, con un claro 6-2 y 6-3 en el escenario más importante el club londinense.

Además, la italiana Jasmine Paolini, séptima cabeza de serie y reciente finalista en Roland Garros, venció por 7-6 (7-4) y 6-1 a la canadiense Bianca Andreescu; y la española Paula Badosa se anotó un triunfo importante ante la rusa Daria Kasatkina (14°) por 7-6 (8-6), 4-6 y 6-4.

Dos festejos argentinos en dobles

A la espera de la presentación el sábado de Francisco Comesaña, el único argentino que sigue en carrera en singles (jugará cerca de las 9 con el italiano Lorenzo Musetti), el viernes dejó dos festejos albicelestes en dobles.

El más importante, a semanas del comienzo de los Juegos Olímpicos, fue el de Máximo González y Andrés Molteni, que serán una de las dos parejas nacionales en el torneo de duplas de París 2024. Machi y Molto, 11° preclasificados, vencieron por 7-6 (7-3) y 6-3 a los hermanos Stefanos y Petro Tsitsipas y avanzaron a la segunda ronda.

Por otro lado, Sebastián Báez y el jamaiquino Dustin Brown derrotaron por 3-6, 6-3 y 7-6 (10-5) al monegasco Hugo Nys y el polaco Jan Zielinski, 13° cabezas de serie.

COMENTARIOS