en su debut, Contepomi armó un XV con figuras para enfrentar a un rival con más chapa que apellidos


Cuando este sábado el irlandés Chris Busby pite el inicio a las 16 en el Malvinas Argentinas, Los Pumas y Francia jugarán por 54° vez en su historia, la primera en Mendoza. Así comenzará oficialmente el ciclo de Felipe Contepomi al frente del seleccionado argentino de rugby. Según las palabras del flamante entrenador principal, se trata de una continuidad de la era comenzada por Michael Cheika, proceso que terminó en Francia 2023 con el cuarto puesto.

Los elegidos para el debut dan cuenta de esa continuidad al trabajo del australiano: solo uno de los titulares no estuvo en el Mundial y, más allá de algunas ausencias de ese grupo, hay apellidos que también formaron parte de las convocatorias de Cheika, aunque se hayan perdido la Copa del Mundo.

Acaso en el banco están las apuestas que llevan el sello de Contepomi: dos que todavía no tienen recorrido en Los Pumas. Franco Molina es un segunda línea con presente en Dogos XV, la franquicia cordobesa de la UAR para el Super Rugby Américas, y Bautista Pedemonte, quien a diferencia del cordobés nunca había estado siquiera como invitado en alguna concentración.

El equipo de Contepomi, que no cambia capitán y sostiene a Julián Montoya, tendrá el regreso de Pablo Matera, que no pudo completar el Mundial por una grave lesión durante el partido de la fase de grupos ante Japón. La “novedad” será Bautista Delguy, quien no fue tenido en cuenta por Cheika en la lista final y vuelve como titular.

Con fuego interno propio, la Selección da el primer paso en la preparación que tiene por objetivo Australia 2027, el próximo Mundial.

Además del capitán Montoya y Matera, la primera muestra de Contepomi cuenta con los históricos Matías Alemanno, Marcos Kremer, Gonzalo Bertranou, los Carreras (Santiago y Mateo), Jerónimo de la Fuente y Matías Moroni. Un equipo fuerte con muchas figuras y descanso para otras, ya que casi todos después del Mundial se incorporaron a sus clubes del hemisferio Norte.

Eso explica las ausencias de Juan Martín González, Lucio Cinti, Juan Cruz Mallía, Santiago Chocobares, Tomás Lavanini y Guido Petti, principalmente.

Entre los «nuevos pero viejos» se encuentran Tomás Albornoz, Lucio Sordoni y Matías Orlando y de estos tres, el primero será quien le dará competencia a Santiago Carreras con la 10, un puesto que parece ser el blanco en que se centran los cuestionamientos al funcionamiento del equipo. No por la capacidad de Carreras, sino porque el jugador naturalmente no se forjó en ese puesto sino que lo adoptó. De acá a 2027, Albornoz se sumará a la carrera por ser el apertura de Contepomi.

Más elocuente fue Fabien Galthié, quien continúa al frente de Francia y presentará en Mendoza a un XV muy renovado respecto al que jugó el último Mundial, con pocas de sus figuras.

“Puede ser que algunos de los jugadores habituales no estén, pero para nosotros sí son habituales porque los vemos rindiendo al máximo nivel todos los fines de semana. Francia es un equipo de calidad y presenta jugadores que van a querer aprovechar su oportunidad. No nos focalizamos en nombres sino en lo que es Francia, que hace mucho que está entre los cuatro primeros del ranking. Vamos a enfrentarnos con ese equipo, con Francia, más allá de los nombres”, analizó Contepomi en la última conferencia de prensa.

Con la persecución de un triunfo -el primero fue en Ferro el 22 de junio de 1985-, Contepomi dará el primero de los tres pasos previstos en esta «ventana» de julio, que se completará con la revancha ante Les Bleus del sábado próximo en Vélez y, siete días más tarde en Maldonado, ante Uruguay. El nuevo entrenador dará comienzo a su era y a la vez a un recambio de Los Pumas que será gradual, ya que en su primera convocatoria la mayoría de los nombres ya fueron pronunciados por Cheika.

Mendoza. Enviado especial.



COMENTARIOS