ganó tras casi tres años para quedarse con la mejor carrera de la temporada y lograr un récord histórico en la Fórmula 1


El Gran Premio de Gran Bretaña, que se corrió en el mítico circuito de Silverstone con un clima cambiante por la lluvia, se convirtió este domingo en la mejor carrera de la por momentos insípida temporada 2024 en la Fórmula 1. Es que por primera vez en mucho tiempo hubo cuatro equipos peleando por ganar la prueba y cinco pilotos que estuvieron al frente del pelotón. Y porque además Lewis Hamilton cortó una sequía de casi tres años con su Mercedes para establecer un nuevo récord.

Es que al cruzar la bandera a cuadros que hizo flamear Brian May, el mítico guitarrista de Queen, el británico siete veces campeón mundial se convirtió en el primer piloto en ganar nueve veces en un mismo circuito. Así, con su demorado 104° triunfo en la Máxima, dejó atrás otro récord del legendario alemán Michael Schumacher. El podio fue completado el neerlandés Max Verstappen, que igualmente sigue ampliando diferencias en el campeonato a bordo de un Red Bull cada vez más falible, y por el local Lando Norris, que pudo haber aspirado a un poco más con su cada vez más sólido McLaren.

Hamilton, que no ganaba desde el 5 de diciembre de 2021 en GP de Arabia Saudita celebrado en Jeddah, le dio el segundo triunfo consecutivo a Mercedes, que el fin de semana pasado había festejado de la mano de George Russell. Lewis se vio beneficiado por el buen andar de su auto, pero también por la atinada estrategia del equipo que le permitió relegar a Norris luego de la última parada en boxes provocada por el final de las precipitaciones.

La victoria, festejadísima por Hamilton, también le permitió sumar otra vez su nombre a los libros de historia. Es que fue su noveno triunfo en Silverstone y quedó en solitario con una plusmarca que compartía con el enorme Schumi como máximo ganador en un mismo circuito. El alemán, también siete veces campeón del mundo, había coleccionado ocho triunfos en el GP de Francia.

“Los amo chicos”, dijo un emocionado Hamilton en la radio del equipo antes de salir de su auto. Y no era para menos. Puede ser uno de sus últimos triunfos a bordo de una de las Flecha de Plata, dado que la próxima temporada se irá a Ferrari.

Antes de trepar hasta el escalón más empinado del podio, siguió entre lágrimas: «Desde 2021 siempre luché por seguir firme en mi misión en este increíble equipo. Era mi último Gran Premio aquí con ellos, los quiero mucho y quería hacerlo bien. Por supuesto, no hay una sensación mejor que terminar primero aquí, delante de tus seguidores».

Había grandes esperanzas de una victoria británica en Silverstone. Sobre todo después de que Russell, su compañero en Mercedes, se quedara con la pole por delante de Hamilton y Norris. Verstappen había iniciado desde el cuarto lugar. Pero la posibilidad de Russell de ganar su segunda carrera consecutiva llegaron a su fin en la vuelta 34 de 52 con lo que sospechan fue un problema en el sistema hidráulico.

Unas vueltas después McLaren erró en el cambio de neumáticos de Norris y Hamilton pasó al frente. A falta de cuatro giro, Verstappen superó al hombre de McLaren, pero no pudo alcanzar a quien se erigiría como ganador para alegrar a los 164 mil fanáticos que coparon las tribunas del circuito.

«Siempre he tenido gente formidable a mi alrededor, gente que me ha apoyado como Toto [Wolff, patrón de la escudería], como los empleados del taller. Gracias a todos en el equipo, a mis amigos y a mis fans de todo el mundo. Es increíble», agradeció el vencedor.

COMENTARIOS