Un «Puma» en Tokio: el argentino Fernando Martínez es el rey de los supermoscas

El argentino Fernando «El Pumita» Martínez es el nuevo doble campeón mundial supermosca de boxeo tras imponerse este domingo en una pelea histórica frente al japonés Kazuko Ioka.

El argentino dominó el encuentro desde el primer round, imponiendo su ritmo y sometiendo al tetra campeón japonés. La victoria fue por  fallo unánime.

Ahora el campeón mundial argentino de la AMB y la FIB (título que defendía) extendió su récord a 17 victorias imponiéndose en una sede muy difícil, donde un argentino no ganaba hace mucho tiempo.

El japonés Ioka tenía 31 triunfos,16 por la vía rápida, y con esta 3 derrotas y 1 empate. Fue la segunda exposición del cinto de la AMB, que ganó en junio de 2023 frente al texano Joshua Franco en Ota.

El primer round fue del argentino 10 -9 y en adelanto logró imponerse plenamente. Incluso en el tercero el argentino tuvo contra el rincón al japonés. En el quinto, el local comenzó a recuperarse y mostró su boxeo. A partir de ese momento se convirtió en una pelea de ida y vuelta. Pero «El Puma» nunca bajó su intensidad y se impuso frente a un samurai japonés.

Kazuko Ioka era ganador de cuatro coronas en pesos diferentes y es un ícono del pugilismo nipón actual. Tiene 35 años y desde el 2019 es el rey de los supermoscas.

En esta ocasión el japonés quería enfrentar a la leyenda mexicana Juan Francisco «Gallo» Estrada, quien perdió sorpresivamente el fin de semana pasado por nocaut ante el estadounidense Jesse Rodriguez, que ganó tras un tremendo gancho y se quedó con la corona de la Confederación Mundial.

«El Puma» Martínez está cerca de cumplir 35 años y esta fue su tercera defensa: hace un año que no peleaba de manera oficial.

La historia detrás del campeón

Nacido en La Boca y vivió gran parte de su vida en un conventillo de ese tradicional barrio porteño. Pasó una infancia con muchas carencias junto a sus 11 hermanos y siempre estuvo identificado con «La 12» y los colores del club “xeneize”.

El sueño de Martínez siempre fue el de comprarle una casa a su madre y poder sacarla del conventillo. El Pumita hoy hizo historia y sus sueños comenzarán a cumplirse.

El Puma comenzó a boxear a los 11 años, cuando su padre vio que tenía pasión por este deporte. Realizó una gran carrera como amateur y tuvo un gran paso por los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016. Por su talento y su garra logró el título del mundo frente al filipino Jerwin Ancajas

Martinez entrenó en un bunker en el Cuartel de Bomberos Voluntarios de La Boca, donde junto con su entrenador Rodrigo Calabrese armaron su espacio con fuertes raíces. El sparring lo realizó en Las Vegas en la preparación final para este combate.

COMENTARIOS