por qué en Brasil le atribuyen a un felino la racha de derrotas históricas que sufre la Verdeamarela


Creer o reventar. En medio del escándalo por la eliminación de Brasil de la Copa América 2024 (incluido el ninguneo que le hicieron los jugadores al DT Dorival Júnior), en el país vecino hablan de «la maldición del gato». Ese sería el motivo de todos los males que sufre la Verdeamarela que no para de perder.

La historia se remonta al miércoles 7 de diciembre de 2022, dos días antes del cruce entre el Scratch y Croacia por los cuartos de final del Mundial de Qatar 2022. En la conferencia de prensa previa al encuentro, un gato se subió a la mesa desde donde Vinicius Junior respondía las preguntas de los periodistas y Vinicius Rodrigues, encargado de prensa de Brasil, lo agarró del lomo y lo arrojó al suelo.

En aquel momento, la actitud levantó gran cantidad de críticas en las redes. Para colmo, en Qatar fue visto como una deshonra. Es que en la religión islámica los gatos son sagrados, por la predilección de Mahoma hacia ellos, y cualquier maltrato se considera un pecado merecedor de castigo divino. Las calles de Doha están repletas de estos animales.

Conscientes de lo que habían generado, los futbolistas brasileños adoptaron al gato en cuestión y lo nombraron «Hexa», en referencia al hexacampeonato del mundo que buscaban en Qatar, para revertir la posible mala suerte que podía traerles haberlo maltratado. Es decir, una decisión «antimufa» que finalmente no surtió efecto.

Sin embargo, la decisión no revertió «el maleficio». Y desde entonces, Brasil no para de perder. Si no lo cree, siga la flecha.

Tras aquel episodio, el equipo que en ese entonces dirigía Tité cayó con Croacia por penales. Empataron sin goles en el tiempo regular, salieron 1-1 en el suplementario y se fueron de la Copa del Mundo cuando muchos ya se imaginaban un Argentina-Brasil por primera vez en una semifinal del mundo. Comenzaba la maldición.

Ya en el 2023, el año arrancó con dos derrotas en tres amistosos para la Canarinha entre las fechas FIFA de marzo y junio: 2-1 con Marruecos en Tánger, 4-2 con Senegal en Lisboa y la victoria ante Guinea por 4-1 en Barcelona.

Luego, bajo la conducción de Fernando Diniz lograron enderezar el rumbo en el comienzo de las Eliminatorias con dos triunfos en sus dos primeras presentaciones ante Bolivia como local y Perú en condición de visitante.

Sin embargo, volverían las decepciones. Cuatro partidos sin triunfos, incluida la dura derrota frente a la Scaloneta en el Maracaná, y apenas un punto de los últimos 12: empate con Venezuela y tres caídas en fila ante Uruguay, Colombia y Argentina.

Para colmo, la derrota en el clásico contra la Argentina fue la primera en 65 partidos como local por Eliminatorias y la tercera consecutiva ante la albiceleste en el Maracaná, algo también inédito en su historia. Y, por si fuera poco, llegó también por primera vez a tres caídas seguidas por la clasificación para la Copa del Mundo. Los números hablan por sí solos.

Así, quedan en el sexto puesto de las Eliminatorias, el último puesto de los clasificados de manera directa al Mundial 2026.

Pero la caída siempre puede ser peor. Más profunda. El 3 de junio de 2023, Brasil sufrió una eliminación histórica ante Israel en cuarto de final del Mundial Sub-20. Unos meses después, en octubre del año pasado, su máxima figura, Neymar, se rompió los ligamentos cruzados. Una lesión que a esta altura todavía lo tiene fuera de las canchas.

¿Quiere más? En este período (que comenzó con el Maracanazo de la Copa América 2021), la Argentina mantiene una paternidad inédita sobre Brasil. Paternidad que se agrandó con el 3-0 de la sub-17 en los cuartos de final del Mundial de Indonesia.

¿Quiere más? Siguiendo cronológicamente, después vino la victoria en Rio por Eliminatorias y el despido de Fernando Diniz que dejó de ser el director técnico.

Faltaba otro cachetazo de Argentina: lo dejó afuera de los Juegos Olímpicos por primera vez en 20 años con el gol de Luciano Gondou. Si no lo recuerda, mire la foto con el festejo del 9 de Argentinos Juniors.

Godou metió el gol de cabeza para ganar de maera agónica y eliminar a Brasil.
Foto: EFEGodou metió el gol de cabeza para ganar de maera agónica y eliminar a Brasil.
Foto: EFE

Finalmente, la maldición tuvo una última parada con la derrota por penales del último sábado que terminó con la participación de Brasil en la Copa América de los Estados Unidos 2024.

Rodrigues (el hombre que sacó el gato) había explicado su versión de los hechos: «Yo no le hice nada al gato, lo puse al lado. No voy a maltratar a un animal. Sé todo lo que se dijo en las redes sociales, no lo puedo manejar. Ya está».

Sin embargo, ¿los dioses? lo interpretaron de otra manera. Y allí está la maldición del gato. Creer o reventar, cosa e’ mandinga.

Perisic intenta consolar a Neymar tras la victoria de Croacia por penales. (EFE/EPA/Friedemann Vogel)Perisic intenta consolar a Neymar tras la victoria de Croacia por penales. (EFE/EPA/Friedemann Vogel)



COMENTARIOS