Rusia y sus armas nucleares: contra quién, en qué casos, quién daría la orden de utilizarlas

Rusia tiene mucho más miedo a China que a las potencias noroccidentales aliadas en la OTAN. El diario Financial Times publicó este miércoles una filtración de documentos de la Defensa rusa de la que se puede extraer que Moscú ordenó y realizó una revisión de su doctrina nuclear hace más de una década, antes incluso de la revuelta proeuropea del Maidan en 2014 en Ucrania y de su ocupación de la provincia ucraniana de Crimea.

La doctrina militar es la teoría que tiene cada país que posee el arma nuclear sobre en qué condiciones y circunstancias podrían usar el armamento nuclear: contra quién, en qué casos, quién daría la orden y demás eventualidades.

Los documentos rusos filtrados al diario británico, que pueden entenderse también como otro intento de Moscú de amenazar a los países europeos recordándoles que posee armamento nuclear, sirven para ver cómo Moscú cambió esa doctrina nuclear hace poco más de una década para aprobar el uso del arma nuclear en los inicios de un conflicto contra una gran potencia mundial (que no tiene que ser sólo Estados Unidos).

Los documentos incluyen escenarios de entrenamiento militar, con simulación del uso del arma atómica, frente a una invasión masiva por parte de fuerzas chinas. Rusia sabe que en una guerra convencional terrestre difícilmente podría hacer frente a la cantidad de hombres y material militar que podría disponer Beijing.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin. Foto APEl presidente de Rusia, Vladimir Putin. Foto AP

El cambio en la doctrina militar rebaja las exigencias para el uso del arma nuclear y permite que se use por ejemplo si una potencia extranjera invade territorio ruso o si se dan ciertas condiciones, como la destrucción del 20 por ciento de los misiles balísticos rusos dispuestos en submarinos nucleares o el 30 por ciento de estos submarinos, el hundimiento de tres acorazados de ataque, de tres aeropuertos o hasta para prevenir que las fuerzas rusas pierdan una batalla o territorio, otro escenario que puede darse fácilmente en Ucrania.

Rusia también podría usar el arma nuclear para acabar un conflicto convencional que estuviera perdiendo para evitar su derrota y la pérdida masiva de soldados, un escenario que podría darse en Ucrania. El diario británico asegura que tuvo acceso a los documentos gracias a fuentes de inteligencia occidentales, que tendrían esos papeles desde hace años.

El temor de las elites

De ellos también se puede extraer que los miedos rusos no se concentran tanto en Europa o en Estados Unidos (aliados en la OTAN) sino en China. A pesar de las oficialmente cada vez mejores relaciones entre China y Rusia (aunque Beijing se ha negado por ahora a aceptar los pedidos de armas y municiones de Moscú, que sigue importando sobre todo drones iraníes y munición de artillería norcoreana), las elites políticas y militares rusas temen a los chicos.

La guerra en Ucrania ha metido a Rusia es un laberinto militar en el que debe poner toda su fuerza y dejar expuesto todo su flanco oriental, por lo que esta doctrina nuclear podría servir para garantizar la inviolabilidad territorial ante una eventual amenaza militar china. Los documentos filtrados cuentan también cómo el alto mando ruso ha preparado varios escenarios de posibles invasiones chinas y de cómo podría usarse el arma nuclear para evitarlos.

Los papeles también sirven para ver cómo Rusia entrenó a sus tropas para lanzar un primer ataque nuclear en condiciones de guerra terrestre.

El miedo ruso a China es claro. En los papeles se explican unas maniobras militares, con uso ficticio de armamento nuclear, para repeler un ataque convencional pero masivo chino, aunque a China se la disfraza tras el nombre de “el sur”, que amenaza a una supuesta “Federación Norteña”, en referencia a Rusia.

En los documentos también aparece un entrenamiento naval que incluye el uso de armamento nuclear contra el desembarco de soldados de una potencia enemiga en territorio ruso. O incluso para repeler un ataque inminente con armas convencionales. Los papeles explican que si frente a un ataque militar Rusia pierden tantos hombres que pone en peligro que puedan garantizar la seguridad del Estado podría usar el arma nuclear para evitarlo.

El presidente ruso Vladimir Putin ha hablado en varias ocasiones del arsenal nuclear ruso desde que ordenó la agresión militar contra Ucrania. El año pasado dijo que usaría armas nucleares contra un ataque nuclear de otro país y si la existencia del Estado ruso estuviera amenazada, escenarios mucho más difíciles de alcanzarse y por lo tanto de provocar una respuesta nuclear rusa.

PB

COMENTARIOS