Primarias en Estados Unidos: los estadounidenses confirman que solo quieren una final «Biden-Trump» en noviembre

Conforme Joe Biden y Donald Trump se acercan a una revancha en noviembre, los votantes de las primarias de todo el país el martes exhortaron a su candidato favorito a continuar la lucha, preocupados por lo que podría pasar si su bando pierde este otoño (boreal).

Hubo poco suspenso respecto de los resultados del martes, en tanto ambos candidatos ya son los presuntos nominados de sus partidos. Trump ganó fácilmente las primarias republicanas en Arizona, Florida, Illinois, Kansas y Ohio. Biden también ganó excepto en Florida, donde los demócratas cancelaron las primarias y optaron por otorgarle sus 224 delegados a Biden.

Las primarias y las elecciones por cargos menores se convirtieron en un reflejo del estado de ánimo político del país. Como muchos estadounidenses no están entusiasmados con la elección presidencial de 2024, los equipos de campaña de Biden y Trump están trabajando para movilizar a sus bases atacándose entre sí y advirtiendo sobre los peligros del adversario.

Quienes fueron a votar el martes parecieron oír eso.

Una votante muestra un cartel que reza "Paren a Biden. Salven a Estados Unidos". Foto: AP Una votante muestra un cartel que reza "Paren a Biden. Salven a Estados Unidos". Foto: AP

Pat Shackleford, cuidadora de 84 años de Mesa, Arizona, dijo haber votado por Trump en las primarias de Arizona para enviarle un mensaje al expresidente.

Quería darle aliento diciéndole que la lucha valió la pena, que somos más los que lo apoyamos de lo que tal vez dicen los medios”, dijo Shackleford.

Jamie y Cassandra Neal, hermanas que viven en Phoenix, dijeron que no eran partidarias entusiastas de Biden hasta que vieron el vigor que el presidente le dio a su discurso sobre el Estado de la Unión. Eso las movilizó para las próximas elecciones.

"Antes pensaba: 'Bueno, él es el único decente'", dijo Cassandra Neal, de 42 años. "Después de su discurso pensé: '¡Muy bien, hagámoslo!'"

Jamie Neal, de 45 años, dijo que Biden había sido “demasiado amable” y tenía que hacer lo mismo que Trump, a quien describió como “agresivo”.

“Odio decirlo, a veces es necesario igualar la bajeza para sacar del medio a la persona”, señaló. “A veces hay que combatir fuego con fuego”.

El foco en estados más disputados

Trump y Biden llevan semanas centrados en las elecciones generales y últimamente orientan su campaña a estados que podrían ser disputados en noviembre en lugar de sólo a aquellos que celebran primarias.

Trump, votante de Florida, emitió su voto en un centro recreativo de Palm Beach el martes y dijo a los periodistas: "Voté por Donald Trump".

Junto a la reaparecida Melania Trump, el ex presidente dijo ayer en Florida que había votado por él mismo. Foto: AP Junto a la reaparecida Melania Trump, el ex presidente dijo ayer en Florida que había votado por él mismo. Foto: AP

Trump y Biden basan su campaña en su desempeño en el cargo y presentan al otro como una amenaza para Estados Unidos. Trump, de 77 años, pinta a Biden, de 81 años, como mentalmente incapaz. El presidente califica a su rival republicano de amenaza para la democracia tras su intento de anular los resultados de las elecciones de 2020 y sus elogios a líderes autoritarios extranjeros.

Esos temas fueron evidentes el martes en algunos lugares de votación.

“El presidente Biden, no creo que ya sepa atarse los zapatos”, dijo Linda Bennet, partidaria de Trump y vecina de Palm Beach Gardens, Florida, no lejos del complejo turístico Mar-a-Lago del expresidente.

Aunque se hizo eco de los argumentos de Trump sobre Biden, criticó la retórica de Trump y “la forma en que se comporta” por considerarla “nada presidencial”. Pero dijo que el expresidente es “un hombre de palabra” y que el país, especialmente la economía, se veía más fuerte bajo el liderazgo de Trump.

En Columbus, Ohio, la demócrata Brenda Woodfolk votó por Biden y estuvo de acuerdo con la forma en que el presidente presenta las opciones que habrá este otoño.

“Da miedo”, dijo sobre la perspectiva de que Trump ocupe nuevamente la Oficina Oval. “Trump quiere ser un dictador, habla de hacer que Estados Unidos vuelva a ser blanco y todo ese tipo de tonterías. Hay demasiado odio".

Bennet y Woodfolk coincidieron en que la inmigración es una de sus principales preocupaciones, aunque tuvieron opiniones distintas sobre el motivo.

Esto de la frontera está fuera de control”, dijo Bennet, la votante republicana. "Creo que es un complot o un plan del gobierno atraer a esas personas para cambiar toda la dinámica en su beneficio, así que estoy bastante enojada".

Woodfolk, la demócrata, dijo que no le importa que los inmigrantes “compartan” oportunidades en Estados Unidos, pero le preocupa que sea a expensas de “personas que han estado aquí toda su vida”.

Trump y los republicanos critican a Biden por la afluencia de migrantes que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México en los últimos años, buscando capitalizar el problema incluso lejos de los estados fronterizos. Biden ha intensificado una contraofensiva en las últimas semanas después que los republicanos del Senado anularan un compromiso migratorio que habían negociado con la Casa Blanca, retirando su apoyo sólo después de que Trump dijera que se oponía al acuerdo. Biden aprovechó esta circunstancia para argumentar que Trump y los republicanos no tienen interés en resolver el problema, sino que quieren enardecer a los votantes en un año electoral.

Durante el último año, Trump se ha dedicado a hacer campaña y a enfrentar cuestionamientos legales por decenas de cargos penales y causas civiles por los que podría tener que pagar más de 500 millones de dólares de multas.

El comienzo del primer juicio penal estaba programado para el lunes en Nueva York por acusaciones de que falsificó registros comerciales para encubrir pagos en dinero para silenciar a una persona. Pero un juez retrasó el juicio 30 días tras la reciente divulgación de nuevas pruebas que los abogados de Trump, según dijeron, necesitaban tiempo para revisar.

Hablando frente al lugar donde votó con una calcomanía de votante pegada en la solapa, Trump insistió en que las causas en su contra eran políticas y se defendió de las críticas por sus ataques del día anterior a los demócratas judíos, en los que alegó que éstos odian a Israel y su propia religión. Los líderes demócratas criticaron el martes sus declaraciones por considerar que promueven motivos antisemitas como el de tener lealtades divididas.

Junto a él estaba la ex primera dama Melania Trump, que no tenía ninguna pegatina. Rara vez ha aparecido en público con Trump desde que éste lanzó su tercera candidatura a la Casa Blanca.

Cuando se le preguntó si haría campaña con él, respondió: "Estén atentos".

Los autores son periodistas de Associated Press

Traducción: Elisa Carnelli

COMENTARIOS