Por qué peligra el funcionamiento de la UBA

No hay evidencia científica, ni justificación económica para asfixiar a las universidades públicas, arrinconándolas, para llevarlas a un posible cierre.

COMENTARIOS