Mitos y verdades sobre la sal del Himalaya a nivel nutricional

Mitos y verdades sobre la sal del Himalaya a nivel nutricional

Muchas veces se consumen alimentos que parecieran ser saludables pero están lejos de serlo. A partir de esto, surgieron algunos mitos sobre la sal del Himalaya.

“Los principales mitos es que la sal del Himalaya tiene menos sodio que la sal común, esto es una creencia engañosa porque ambos tipos de sal están conformadas un 98% de cloruro de sodio”, comentó Micaela Grohman. “Otro mito muy frecuente es que la sal del Himalaya contiene potasio, magnesio, hierro, calcio, pero la realidad es que las cantidades son mínimas, por lo tanto, no nos daría un efecto beneficioso a nuestro organismo”, agregó.

Pero qué ocurre con el sodio que suele estar muy presente en los diferentes tipos de sal.

El sodio es un nutriente esencial en nuestro organismo ya que participa en varias funciones como el funcionamiento de las células, el volumen plasmático, el equilibrio ácido base y la transmisión del impulso nervioso”, planteó la licenciada en nutrición, que después señaló: “Un consumo excesivo genera riesgos para la salud, incluido el aumento de la presión arterial”.

En este sentido, hay diferentes hábitos que uno puede cambiar para consumir menos cantidad de sodio. Uno de ellos puede ser no llevar el salero a la mesa, no introducir sal mientras uno cocina o en caso de necesitar, agregar de manera controlada.

Finalmente, especialistas en nutrición aconsejan reemplazar la sal por hierbas o condimentos. De esta forma, podemos lograr una alimentación más consciente.

COMENTARIOS