«Son cosas que pasan en una guerra», se defendió Benjamin Netanyahu tras la conmoción mundial por el ataque a una ONG en Gaza

World Central Kitchen (WCK), la ONG española-estadounidense que estaba desembarcando un millón de raciones de alimentos en Gaza, abortó su operación en el enclave palestino. Sus tres barcos están regresando a Chipre, luego de que siete de sus trabajadores humanitarios murieran en un ataque israelí a su convoy el lunes. Tres de ellos eran británicos. Los demás tenían nacionalidad australiana, polaca, estadounidense y palestina.

Estos trabajadores humanitarios se encontraban en un convoy cerca de Deir al-Balah, en el centro de la Franja de Gaza. Acaban de depositar allí “100 toneladas de ayuda alimentaria”, afirma el comunicado de prensa de la organización, cuando fueron atacados por Israel.

El primer ministro Benjamin Netanyahu reaccionó y dijo que son cosas que suceden “en una guerra”.

“Desafortunadamente ayer (lunes) hubo un incidente trágico, cuando nuestras fuerzas atacaron involuntariamente a personas inocentes en la Franja de Gaza. Esto sucede en una guerra. Lo comprobaremos hasta el final. Estamos en contacto con los gobiernos y haremos todo lo posible para que esto no vuelva a suceder”, afirmó desde el hospital donde fue operado el domingo por la tarde de una hernia.

A primera hora del martes, el ejército israelí indicó que abriría “una investigación” para determinar las circunstancias de este ataque. “Abriremos una investigación para examinar más a fondo este grave incidente. Esto nos ayudará a limitar el riesgo de que un evento similar vuelva a ocurrir”, dijo el contraalmirante Daniel Hagari, portavoz del ejército. Agregó que había hablado con el fundador de la ONG, el español estadounidense, José Andrés.

El ejército israelí dice que está "revisando el trágico incidente al más alto nivel para comprender las circunstancias" y asegura "trabajar estrechamente con WCK" para su distribución de ayuda.

"Israel debe explicar urgentemente cómo ocurrió"

“Tres trabajadores humanitarios británicos murieron en el ataque aéreo israelí en Gaza”, dijo la organización benéfica World Central Kitchen (WCK).

En el gobierno británico la noticia cayó como una bomba, cuando el reino esta proveyendo armas a Israel.

“Hablé con el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Israel Katz, para subrayar que las muertes de trabajadores humanitarios de World Central Kitchen en Gaza, incluidos tres ciudadanos británicos, son completamente inaceptables. Israel debe explicar urgentemente cómo ocurrió esto y hacer cambios importantes para garantizar la seguridad de los trabajadores humanitarios sobre el terreno”, dijo el canciller Lord David Cameron.

Miembros de Naciones Unidas inspeccionan un vehículo de World Central Kitchen, destrozado por un ataque israelí en Deir al-Balah, en Gaza. Foto: AFPMiembros de Naciones Unidas inspeccionan un vehículo de World Central Kitchen, destrozado por un ataque israelí en Deir al-Balah, en Gaza. Foto: AFP

El Reino Unido le exigió al embajador israelí en Londres que Israel "establezca un mecanismo efectivo de solución de conflictos y amplíe urgentemente el acceso humanitario".

El gobierno del Reino Unido ha emitido un comunicado tras convocar al embajador israelí. En él, el Ministro de Desarrollo y África, Andrew Mitchell, afirmó: “Hoy convoqué al embajador de la embajada de Israel en Londres ante el Ministerio de Asuntos Exteriores, Commonwealth y Desarrollo. Expuse la condena inequívoca del gobierno por el terrible asesinato de siete trabajadores humanitarios de World Central Kitchen, entre ellos tres ciudadanos británicos. Solicité una investigación rápida y transparente, compartida con la comunidad internacional, y plena rendición de cuentas”, continuó.

“Reiteré la necesidad de que Israel establezca de forma inmediata y urgente un mecanismo eficaz de solución de conflictos para ampliar el acceso humanitario. Necesitamos ver una pausa humanitaria inmediata, para que entre la ayuda y salgan los rehenes, y luego avanzar hacia un alto el fuego sostenible”, dijo el ministro de Desarrollo británico.

También murieron ciudadanos de Polonia y Australia, así como un ciudadano con doble nacionalidad de Estados Unidos y Canadá y un palestino, que conducía el automóvil en el que viajaban todos.

Los voluntarios eran empleados de WCK, una organización no gubernamental que proporciona alimentos a los palestinos desplazados.

El primer ministro británico Rishi Syunak está "conmocionado" por la muerte de trabajadores humanitarios

Un convoy blindado y autorizado

Mientras tanto, la directora ejecutiva de WCK, Erin Gore, dijo que el equipo de voluntarios estaba "viajando en una zona no conflictiva, en dos vehículos blindados con el logotipo de WCK y un vehículo más" , cuando fue alcanzado.

“A pesar de coordinar los movimientos con las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), el convoy fue alcanzado cuando salía de un depósito en la ciudad de Deir al Balah, en el centro de Gaza”, dijo la organización benéfica. Añadió que suspenderá inmediatamente sus operaciones en la región.

"Esto es una tragedia. Los trabajadores de ayuda humanitaria y los civiles NUNCA deberían ser un objetivo. NUNCA", dijo la organización benéfica en un comunicado. "Esto no es sólo un ataque contra WCK. Es un ataque contra organizaciones humanitarias , que aparecen en las situaciones más espantosas donde los alimentos se utilizan como arma de guerra. Esto es imperdonable", sostuvieron.

La IDF, que reúne a los militares israelíes, dijeron que están llevando a cabo una "revisión exhaustiva al más alto nivel para comprender las circunstancias de este trágico incidente".

Tanques israelíes en la frontera con la Franja de Gaza, este martes. Foto: AFPTanques israelíes en la frontera con la Franja de Gaza, este martes. Foto: AFP

El contralmirante Daniel Hagari, principal portavoz militar de Israel, dijo que había expresado "las más profundas condolencias de las Fuerzas de Defensa de Israel a las familias y a toda la familia World Central Kitchen".

Dijo que las FDI examinarán más a fondo el "incidente grave" para "ayudarnos a reducir el riesgo de que tal evento vuelva a ocurrir".

LA VICTIMA AUSTRALIANA

Australia confirmó por la mañana que una de sus ciudadanas, Lalzawmi Frankcom, de 43 años, fue una de las víctimas.

El primer ministro australiano, Anthony Albanese, elogió el trabajo "extraordinariamente valioso" que estaba haciendo en Gaza ayudando con la distribución de alimentos. Añadió que Australia "buscaría rendir cuentas". "Es una tragedia que nunca debería haber ocurrido", insistió.

Una semana antes, la australiana, que todos llaman Zomi, fue filmada en la Franja de Gaza junto a los cocineros de la ONG. “Aquí está el magnífico arroz fragante que se servirá hoy en la cocina de Deir al-Balah”, dice sonriendo ,en este vídeo publicado el 25 de marzo.

Una de las camionetas de la organización humanitaria atacada en la Franja de Gaza. Foto: REUTERSUna de las camionetas de la organización humanitaria atacada en la Franja de Gaza. Foto: REUTERS

Esta no fue la primera misión sobre el terreno de los trabajadores humanitarios australianos. Según el primer ministro, ya se había ofrecido como voluntaria después de los incendios que asolaron Australia entre octubre de 2019 y febrero de 2020.

Lalzawmi Frankcom también apareció en un vídeo publicado desde las Bahamas, después del huracán Dorian que azotó el archipiélago en 2019. En septiembre de 2023, la australiana también viajó a Marruecos, tras el devastador terremoto que azotó el país. "Vamos a ir a estos pueblos aislados lo más rápido posible para servir a los residentes comida fresca y agua", dijo al canal estadounidense MSNBC.

Víctima polaca

El Ministro de Asuntos Exteriores polaco también confirmó por la mañana que uno de los asesinados era polaco. Presentó sus “condolencias a la familia de nuestro valiente voluntario y a todas las víctimas civiles en Gaza”. Según medios polacos e israelíes, se trata de Damian Rafal, de 35 años.

El alcalde de la localidad polaca de Przemysl (sureste), Wojciech Bakun, de donde parece proceder la víctima polaca, indicó en su cuenta oficial de Facebook: “Ayer, durante un ataque con cohetes de las fuerzas israelíes contra un convoy humanitario que entregaba alimentos a En la Franja de Gaza, nuestro colega de Przemysl, un voluntario, miembro del equipo de World Central Kitchen, fue asesinado”. “No hay palabras para describir lo que sienten ahora las personas que conocieron a este hombre fantástico”, añadió Wojciech Bakun.

El Ministro de Asuntos Exteriores se mostró más cauteloso sobre la identidad de la víctima. "Los datos de esta persona sólo se darán cuando su cuerpo sea identificado" por el cónsul polaco, informó. Las autoridades del país abrirán una investigación, que exigen "explicaciones urgentes" sobre el ataque.

Fin de las operaciones de la ONG en Gaza

Los barcos de ayuda de WCK que llegaron el lunes a Gaza llevaban 400 toneladas de alimentos y suministros (suficientes para 1 millón de comidas), en un envío financiado por los Emiratos Árabes Unidos y organizado por WCK. Pero los trabajadores solo habían descargado 100 toneladas, antes de que el ataque llevara a la organización benéfica a ordenarle a los barcos regresar a Chipre.

El mes pasado, otro buque de WCK entregó 200 toneladas de ayuda, en una prueba piloto habilitada por voluntarios de WCK y otras personas en Gaza, que construyeron un embarcadero, a partir de los escombros de edificios destruidos por los bombardeos israelíes durante los últimos cinco meses. El ejército israelí participó en la coordinación de ambas entregas.

Washington, el aliado más importante de Israel, ha promovido la ruta marítima como una nueva forma de llevar la ayuda que se necesita desesperadamente al norte de Gaza, que en gran medida está aislado del resto del territorio por las fuerzas israelíes.

CB

COMENTARIOS