Cómo un escéptico de la tecnología decidió que la IA podría beneficiar a la clase media

David Autor parece un improbable optimista de la inteligencia artificial (IA).

Este economista laboral del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por su sigla en inglés) es más conocido por sus exhaustivos estudios que muestran hasta qué punto la tecnología y el comercio han erosionado los ingresos de millones de trabajadores estadounidenses a lo largo de los años.

Pero Autor sostiene ahora que la nueva ola tecnológica (la IA generativa, capaz de producir imágenes y videos hiperrealistas y de imitar de forma convincente la voz y la escritura humanas) podría revertir esa tendencia.

“Si se utiliza bien, la IA puede ayudar a restaurar el corazón de la clase media del mercado laboral estadounidense, que ha sido vaciado por la automatización y la globalización”, escribió Autor en un artículo que Noema Magazine publicó en febrero.

Cambio

La postura de Autor sobre la IA puede parecer una conversión sorprendente para un experto en las víctimas de la tecnología.

Pero afirmó que los hechos habían cambiado y también su forma de pensar.

Según Autor, la inteligencia artificial moderna es una tecnología muy diferente que abre la puerta a nuevas posibilidades.

Además, puede cambiar la economía de la toma de decisiones de alto riesgo para que más personas puedan asumir parte del trabajo que ahora es competencia de expertos onerosos y de élite, como médicos, abogados, ingenieros de software y profesores universitarios.

Y si más personas, incluidas las que no tienen título universitario, pueden hacer un trabajo más valioso, deberían cobrar más, lo que elevaría el número de trabajadores a la clase media.

El investigador, al que The Economist llamó en su día “la voz académica del trabajador estadounidense”, empezó su carrera como desarrollador de software y director de una organización sin fines de lucro dedicada a la enseñanza de la informática, antes de dedicarse a la economía y pasar décadas estudiando el impacto de la tecnología y la globalización en los trabajadores y los salarios.

Autor, de 59 años, fue autor de un influyente estudio en 2003 que concluía que el 60 por ciento del cambio en la demanda a favor de trabajadores con estudios universitarios en las tres décadas anteriores era atribuible a la informatización.

¿Cuál será el impacto de la IA generativa?¿Cuál será el impacto de la IA generativa?

Investigaciones posteriores examinaron el papel de la tecnología en la polarización salarial y en el sesgo del crecimiento del empleo hacia los trabajos de servicios con salarios bajos.

Otros economistas consideran el último tratado del autor como un ejercicio de reflexión estimulante, aunque especulativo.

Efectos

“Soy una gran admiradora del trabajo de David Autor, pero su hipótesis es solo un escenario posible”, comentó Laura Tyson, profesora de la Escuela de Negocios Haas de la Universidad de California, campus Berkeley, quien fue presidenta del Consejo de Asesores Económicos durante la administración Clinton.

“Hay un amplio acuerdo en que la IA producirá un beneficio en la productividad, pero el modo en que eso se traduzca en salarios y empleo es muy incierto”.

Esa incertidumbre suele inclinarse hacia el pesimismo. No solo los catastrofistas de Silicon Valley, sino los economistas convencionales predicen que muchos puestos de trabajo, desde los trabajadores de los centros de atención telefónica hasta los desarrolladores de software, están en peligro.

En un informe del año pasado, Goldman Sachs concluyó que la IA generativa podría automatizar actividades equivalentes a 300 millones de empleos a tiempo completo en todo el mundo.

En el informe más reciente de Autor, que también publicó la National Bureau of Economic Research, descarta la posibilidad de que la IA pueda sustituir por completo al juicio humano.

Y considera que la demanda de atención médica, software, educación y asesoría jurídica es casi ilimitada, por lo que la reducción de costos debería ampliar estos campos a medida que sus productos y servicios sean más asequibles.

No se trata “de una previsión, sino de un argumento” a favor de un futuro alternativo, muy distinto del apocalipsis laboral previsto, entre otros, por Elon Musk.

Autor comentó que, hasta ahora, las computadoras estaban programadas para seguir reglas.

Se hicieron cada vez mejores, más rápidas y más baratas.

Y las tareas rutinarias, como las de una oficina o una fábrica, podían reducirse a una serie de reglas paso a paso que cada vez se automatizaban más.

Esos trabajos solían realizarlos trabajadores de nivel medio sin estudios universitarios de cuatro años.

En cambio, la IA se entrena a partir de grandes cantidades de datos:

casi todo el texto, las imágenes y el código de software de internet.

Cuando se les pide, potentes chatbots de IA como ChatGPT de Open AI y Gemini de Google pueden generar informes y programas informáticos o responder a preguntas.

“No sabe reglas” explicó Autor.

“Aprende absorbiendo montones y montones de ejemplos. Es completamente diferente de lo que teníamos en informática”.

Un ayudante de IA, dijo, equipado con un almacén de ejemplos aprendidos puede ofrecer “orientación” (en atención sanitaria, ¿ha considerado este diagnóstico?) y “protecciones” (no prescriba estos dos medicamentos juntos).

De este modo, según Autor, la IA no se convierte en un asesino de puestos de trabajo, sino en una “tecnología complementaria del trabajador”, que permite a alguien sin tanta experiencia realizar un trabajo más valioso.

¿Amenaza?

Los primeros estudios sobre IA generativa en el lugar de trabajo apuntan a su potencial.

Un proyecto de investigación realizado por dos estudiantes de posgrado del MIT, a los que Autor asesoró, asignaba tareas como redactar informes breves o comunicados de prensa a profesionales de oficina.

La IA aumentó la productividad de todos los trabajadores, pero los menos calificados y experimentados fueron los que más se beneficiaron.

Investigaciones posteriores con trabajadores de centros de llamadas y programadores informáticos descubrieron un patrón similar.

Pero incluso si la IA proporciona los mayores aumentos de productividad a los trabajadores menos experimentados, eso no significa que vayan a cosechar las recompensas de salarios más altos y mejores trayectorias profesionales.

Eso también dependerá del comportamiento de las empresas, del poder de negociación de los trabajadores y de los incentivos políticos.

Daron Acemoglu, economista del MIT y colaborador ocasional de Autor, dijo que la visión de su colega es un camino posible, pero no necesariamente el más probable.

Para Acemoglu, la historia no está con los optimistas del todo se puede.

“Hemos estado aquí antes con otras tecnologías digitales y no ha ocurrido”, afirmó.

Autor reconoce los retos.

“Pero creo que es valioso imaginar un resultado positivo, fomentar el debate y prepararse para un futuro mejor”, afirma.

“Esta tecnología es una herramienta y depende de nosotros cómo decidamos utilizarla”.

c.2024 The New York Times Company

COMENTARIOS