VIOLO A SU SOBRINA Y SE COME 8 AÑOS EN LA CARCEL

Los hechos se sucedieron en reiteradas oportunidades hasta que, finalmente, el depravado fue por más. En momentos en que la niña se encontraba durmiendo en su habitación, el acusado ingresó a la misma, se bajó su pantalón y comenzó a tocarle la boca a la niña para obligarla a que le practicara sexo oral.

Tras la investigación, la defensa del imputado y Fiscalía acordaron una pena de ocho años y seis meses de prisión en el Penal de Chimbas por el delito de abuso sexual simple reiterado por la situación de convivencia y abuso sexual con acceso carnal agravado.

COMENTARIOS