El festival más grande del mundo y su nueva edición

El festival más grande del mundo y su nueva edición

Del 14 al 25 de mayo se desarrollará la edición número 77 del Festival Internacional de Cine de Cannes con un récord de alrededor de 150 películas participantes en las diversas secciones que componen la muestra. También será un buen año para la cinematografía argentina con cuatro títulos (ver recuadro) repartidos en distintas secciones. Solo el Festival de Venecia supera en número de ediciones a Cannes, con la curiosidad de que el día en que iba a arrancar por primera vez el evento francés (1° de septiembre de 1939) coincidió con el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Hubo que esperar siete años hasta que comenzara la primera edición del festival de la costa azul, con características muy diferentes de las actuales, ya que aún no existía la Palma de Oro que recién data de 1955.

Hasta el presente solo en nueve ocasiones la competencia oficial internacional premió a los realizadores en dos oportunidades. Siendo que ninguno ganó tres veces la Palma de Oro, este año uno de los veintidós concursantes podría superar esa marca. Nos referimos a Francis Ford Coppola, cuya Megalopolis lo trae de vuelta luego de sendos premios, no por El padrino sino por La conversación (1974) y Apocalypse Now (1979, compartida con El tambor). Del resto de los participantes únicamente otro realizador podría lograr un doblete: el francés Jacques Audiard quien ya ganó en 2015 por Dheepan (insólitamente no estrenada en Argentina) y que ahora presenta el film Emilia Pérez, con Zoe Saldana, Selena Gómez y Edgar Ramírez, ambientada en México.

Las sorpresas. Cannes es siempre una caja de sorpresas a nivel de premios alternando gratas sorpresas con grandes decepciones. Este año presenta nombres famosos como David Cronenberg (estrena The Shrouds), Paolo Sorrentino (Parthenope), Paul Schrader (Oh Canada), Yorgos Lanthimos (Kinds of Kindness, nuevamente con Emma Stone) con otro ignotos e incluso debutantes en el largometraje. Y también algunos nombres muy célebres como George Miller (Furiosa) y Kevin Costner (Horizon, An American saga), pero fuera de competición. También Oliver Stone quien estrenará Lula en una “séance” (función) especial. Tanto este último film como L’invasion del gran documentalista ucraniano Sergei Loznitsa seguramente provocarán polémica por los temas abordados.

Esto no les gusta a los autoritarios El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad. Hoy más que nunca Suscribite

La segunda competencia en importancia conocida como Un certain regard (literalmente: Una cierta mirada) contiene otros veinte largometrajes, siendo un hecho singular que no haya virtualmente ningún nombre de director famoso, varios de los cuales debutan con sus películas. Es posible que alguno de ellos se lleve un premio especial conocido como Caméra d’Or (Cámara de oro), para el cual compiten todas las opera primas.

La Quincena y más. La Quinzaine (quincena) de Cinéastes ya celebra 56 años y es una de las competencias que suele brindar espacio a las cinematografías latinoamericanas. Este año, entre los veintiún títulos programados, tres son films latinoamericanos. El argentino Hernán Roselli (Mauro, Casa del teatro) estará presente con Algo viejo, algo nuevo, algo prestado, su tercer largometraje. De Chile se verá Los hiperbóreos, film de animación de Joaquín Cociña y Cristobal León (cuyo film anterior La casa lobo fue visto en 2018 en el Festival de Mar del Plata). Finalmente, Brasil se hará presente con el documental A queda do ceú (The Falling Sky) de otra dupla: Eryk Rocha y Gabriela Carneiro da Cunha.

La Semana de la Crítica es una muestra más corta con apenas once películas, con la peculiaridad de que está integrada únicamente por primeros y segundos largometrajes. Nuevamente Argentina se hace presente con Simón de la montaña de Federico Luis. Cuenta con la actuación en el rol central de Lorenzo “Toto” Ferro que retorna a Cannes luego de seis años cuando se presentó personificando a Carlos Robledo Puch en El ángel de Luis Ortega.

Acid. es la más joven de las cinco competencias con apenas nueve films, varios de realizadores debutantes. El argentino Iair Said debuta en Cannes con Los domingos mueren más personas. Cuando ya parecía cerrada la lista de film argentinos, un cuarto título fue anunciado recientemente. Se trata de Transmitzvah del consagrado realizador Daniel Burman, que regresa a la pantalla luego de un largo silencio de ocho años, desde El rey del Once. Resulta singular la programación de su undécimo largometraje en el espacio “Cine de la Playa”.

Entre los eventos estrella del Festival se encuentra el espacio Cannes Classics, donde se muestran grandes clásicos del cine mundial, a menudo en versiones restauradas y/o remasterizadas. Apenas empezado el Festival se podrá ver la primera parte de un film emblemático de la cinematografía francesa y de la historia mundial del cine. Se trata del Napoleón (1927) del gran Abel Gance. Su proyección será sin duda uno de los grandes acontecimientos de la edición número 77.

Al cumplirse 20 años de esta sección, se ha programado la proyección de treinta películas que incluyen a Gilda, con Rita Hayworth (100 años del estudio Columbia), Siete samuráis, Paris, Texas con la presencia de Wim Wenders (el film se presentó en el 25 BAFICI), Bye Bye Brazil, Los paraguas de Cherburgo (60 años de la Palma de oro). Y entre los homenajes habrá uno a Mario Soffici y su Rosaura a las diez que presentará el argentino Luis Alberto Scalella (Presidente de la Federación internacional de productores, Fiapf).

Nuestra presencia

El cine argentino tiene una larga historia en cuanto a presencia en el Festival de Cannes. Un breve repaso de dicha trayectoria podría comenzar en el año 1985, cuando La historia oficial, de Luis Puenzo integró la Competencia oficial internacional, antes de

ganar el Oscar, obteniendo el premio a mejor actriz para Norma Aleandro (compartido con Cher). Desde ese momento hubo casi cincuenta títulos participando en las diversas secciones del festival. Solo en una ocasión (año 2008) se dio la situación del presente año en que cuatro films participan en las diversas competencias (cinco si se agrega Rosaura a las diez en Cannes Classics).

Muy pocos realizadores lograron que sus films integraran la competencia mayor y entre ellos vale recordar a Pino Solanas y Lucrecia Martel (ambos dos veces), Pablo Trapero, Israel Adrián Caetano y Damián Szifrón, todos nombres mayores. Mención aparte para Lisandro Alonso, que ostenta el récord de que todos sus largometrajes sin excepción (seis) tuvieron su estreno mundial en Cannes, la mayoría en la Quincena de Cineastas (antes de realizadores). Este año los cuatro realizadores en las diversas secciones hacen su “debut” en Cannes y el nombre de mayor relevancia es sin duda el de Daniel Burman con Transmitzvah, su undécimo largometraje. Curiosamente Iair Said, otro de los directores que estarán presentes en el Festival, aborda una temática que también es judía, aunque aparentemente su enfoque sería diferente al del film de Burman.

COMENTARIOS