Las autoridades de California paralizan un estudio de blanqueamiento de nubes

Los investigadores habían estado probando un pulverizador que algún día podría utilizarse para empujar una niebla salada hacia el cielo, enfriando la Tierra.

Las autoridades detuvieron los trabajos alegando problemas para la salud.

Las autoridades de Alameda, California han pedido a los científicos que dejen de probar un dispositivo que podría utilizarse algún día para enfriar artificialmente el planeta haciendo que las nubes brillen más y reflejen hacia el espacio la luz solar que calienta el planeta.

El experimento, realizado por investigadores de la Universidad de Washington, consistía en rociar diminutas partículas de sal marina sobre la cubierta de vuelo de un portaaviones retirado de servicio, el EE. UU. Hornet, atracado en Alameda, en la bahía de San Francisco.

Con el tiempo, podrían utilizarse versiones de ese dispositivo para rociar el material hacia el cielo, haciendo que las nubes sean más blancas y brillantes al hacer rebotar más luz solar a fin de combatir el calentamiento global.

Nubes pesadas sobre el letrero de Hollywood visto desde el Área Recreativa Estatal Kenneth Hahn en Los Ángeles, el miércoles 21 de febrero de 2024.  (Foto AP/Damián Dovarganes)Nubes pesadas sobre el letrero de Hollywood visto desde el Área Recreativa Estatal Kenneth Hahn en Los Ángeles, el miércoles 21 de febrero de 2024. (Foto AP/Damián Dovarganes)

El experimento, que comenzó el 2 de abril, fue la primera vez que unos investigadores probaban un dispositivo de este tipo al aire libre en Estados Unidos.

Freno

Pero el 4 de mayo, el ayuntamiento de Alameda escribió en su página de Facebook que había ordenado a los investigadores que se detuvieran, alegando posibles problemas de salud.

“El personal de la ciudad está trabajando con un equipo de consultores en materiales biológicos y peligrosos para evaluar de forma independiente la seguridad sanitaria y medioambiental de este experimento en particular”, escribieron las autoridades.

“La Ciudad está evaluando los compuestos químicos del aerosol para determinar si son peligrosos, ya sean inhalados en forma de aerosol por humanos y animales, o al aterrizar en el suelo o en la bahía”.

La declaración del ayuntamiento también decía:

“En este momento, no hay indicios de que el aerosol de los experimentos anteriores representara una amenaza para la salud humana o el medio ambiente.“

El lunes, el Programa de Investigación sobre el Blanqueamiento de las Nubes Marinas de la Universidad de Washington, que está llevando a cabo el experimento, emitió un comunicado diciendo que las partículas de sal que se emiten “operan muy por debajo de los umbrales establecidos para el impacto ambiental o la salud humana para las emisiones”.

Reacción

El comunicado indica que las autoridades de Alameda fueron informadas del estudio antes de que comenzaran los trabajos, y solicitaron una verificación más detallada solo después de que el estudio comenzó a atraer la atención de los medios de comunicación.

“Nos complace apoyar su revisión, que hasta ahora ha sido un proceso muy constructivo”, afirma el comunicado.

“Apreciamos el cuidado puesto por la ciudad de Alameda en este esfuerzo y apoyamos plenamente su enfoque”.

“No se nos exigió nada que no hubiéramos hecho con antelación”, dijo Sarah Doherty, científica atmosférica de la Universidad de Washington y responsable de su programa de blanqueamiento de nubes marinas.

Su equipo detuvo voluntariamente el estudio cuando las autoridades locales expresaron su preocupación, comentó Doherty.

Dijo que los investigadores pudieron obtener algunos datos útiles durante el breve período en que el experimento estuvo en marcha, pero que se necesitan más mediciones.

Una portavoz de la ciudad de Alameda, Sarah Henry, dijo que el personal del EE.UU. Hornet informó al administrador de la ciudad en noviembre que el experimento implicaría la Ciencia del cambio climático – en concreto, “la nebulización a lo largo de nuestra cubierta de vuelo para estudiar los patrones de nubes”.

Dijo que el Hornet no proporcionó información adicional en ese momento, y que la ciudad no la pidió.

Según Henry, el Ayuntamiento se reunirá el 4 de junio para debatir el estudio.

“Podrían decidir que no supone ningún riesgo y permitir que siga adelante”, dijo.

El blanqueamiento de nubes es una de las diversas ideas para devolver la energía solar al espacio, lo que a veces se denomina modificación de la radiación solar, geoingeniería solar o intervención climática.

La idea se basa en un concepto científico llamado efecto Twomey:

un gran número de gotas pequeñas reflejan más luz solar que un pequeño número de gotas grandes.

Por tanto, rociar grandes cantidades de aerosoles minúsculos en el cielo, formando muchas gotitas pequeñas, podría modificar las propiedades reflectantes de las nubes.

En comparación con otras opciones, como la inyección de aerosoles en la estratosfera, el blanqueamiento marino de las nubes sería localizado y utilizaría aerosoles de sal marina relativamente benignos en lugar de otros productos químicos.

No obstante, el concepto ha sido recibido con preocupación por algunos ecologistas, a quienes preocupa que la investigación para enfriar artificialmente el planeta desvíe la atención y los recursos de los esfuerzos para abordar la causa fundamental del cambio climático, que es la continua combustión de hidrocarburos como el petróleo, el carbón y el gas natural.

También preocupan los cambios medioambientales locales.

Doherty dijo que había posibles efectos secundarios que aún debían estudiarse, como el cambio de los patrones de circulación y las temperaturas de los océanos, que podrían perjudicar a la pesca.

El blanqueamiento de las nubes también podría alterar los regímenes de precipitaciones, reduciéndolas en un lugar y aumentándolas en otro.

Pero las ideas para enfriar temporalmente la Tierra han ganado atención y financiación recientemente, ya que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero siguen aumentando, haciendo que los huracanes, los incendios forestales, las inundaciones, las olas de calor y otras perturbaciones climáticas sean más graves, más frecuentes o ambas cosas.

Doherty y sus colegas subrayaron que la investigación sobre el aclaramiento de las nubes no debe considerarse una alternativa a la reducción de emisiones, sino una estrategia que algún día podría ser necesaria para ganar tiempo hasta que se reduzcan esas emisiones.

Christopher Flavelle es un reportero del Times que escribe sobre cómo Estados Unidos intenta adaptarse a los efectos del calentamiento global.

c. 2024 The New York Times Company

COMENTARIOS