Elecciones 2025 con polémica: logística, costos y personal

Elecciones 2025 con polémica: logística, costos y personal

“Van a querer comparar los gastos y el resultado del operativo con la elección anterior, necesitamos que todo salga bien”, lanzó a principio de semana Camilo Baldini en las oficinas que ocupa desde que asumió la presidencia de la, por ahora, empresa estatal Correo Argentino.

El cierre de sucursales y la reducción de personal enmarcado en un supuesto plan modernizador, pero con el verdadero objetivo privatizador detrás, trajo un ruido más a un Gobierno que no supera la crisis y los escándalos. La advertencia la hizo la Justicia electoral, que ya no tuvo una buena experiencia con La Libertad Avanza en la única elección presidencial en que participó y ganó.

Los rumores de queja ya se escuchaban en la oficina del secretario de Interior, Lisandro Catalán. La Dirección Nacional Electoral está a cargo de María Luz Alegría Landívar, una exfuncionaria macrista que tuvo como máxima experiencia electoral fiscalizar en la última pelea y ser jefa de campaña del eterno candidato a intendente del PRO en Malvinas Argentinas, Lucas Aparicio, sin poder nunca haber obtenido un triunfo.

Esto no les gusta a los autoritarios El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad. Hoy más que nunca Suscribite

La realización exitosa de los comicios fue puesta en duda por la propia Cámara Nacional Electoral que, en nombre de distintos jueces, manifestó preocupación al ver que la empresa que funciona como auxiliar en las elecciones comenzó a ser desguazada como parte de un plan privatizador para el que compañías privadas ya mostraron interés una vez que la ley Bases obtenga sanción definitiva.

“Cuando llevan adelante una reducción del Estado tienen que darse cuenta de que esto puede traer consecuencias en otras esferas, en este caso que pueden hacer peligrar la organización de los comicios”, evalúa ante PERFIL un magistrado.

La tarea del Correo Argentino no solo es fundamental el día de la elección e involucra a miles de trabajadores, sino que empieza mucho antes, con el envió de miles de telegramas para conseguir autoridades de mesa y que estos sean respondidos solo en el plazo de tres semanas. A esto se suma la distribución de urnas, padrones y boletas, el traslado de los votos y la transmisión de los resultados a las sedes centrales en las que se hace el recuento provisorio.

El martes, cuando la polémica iba a ser difícil de tapar, Alejandro Tullio (director de la DINE por 14 años) llegó a las oficinas del Correo por pedido de Catalán y desde entonces el abogado, que ya cuenta con años de experiencia en la organización electoral, comenzó a trabajar en la planificación de los comicios.

Conocedor de todos los actores involucrados, Tullio tendrá no solo la tarea de supervisar la logística, sino de llevar tranquilidad y escuchar los reclamos de los jueces que el año pasado debieron correr detrás del desconocimiento de La Libertad Avanza que, además de denuncias mediáticas de fraude que no llegaron a ratificar en la Justicia, llegó hasta a negarse a repartir boletas para garantizar su presencia en los cuartos oscuros.

¿Hay plata para llevar adelante las elecciones? En la Secretaría de Interior respiraron aliviados al entender que cuentan con el mismo presupuesto de 2023. Aunque la inflación es un problema, estos comicios tendrán un costo menor: no habrá tres vueltas y son menos los cargos a elegir. Pero también recuerdan que incluso se la compara con la legislativa 2021, aquella elección por realizarse en plena pandemia requirió mayor complejidad.

Sobre los trabajadores despedidos, aclaran que en el período electoral siempre se hacen contratos eventuales. Sobre todo de “urneros”, que suelen ser parte de un listado fijo al que se convoca y que ya saben cumplir con este rol.

Desde Correo Argentino aseguran que pueden garantizar la realización de los comicios. “¿Y si se privatiza antes?”, preguntó PERFIL. “Dejaremos todo ordenado para que, de todas maneras, lo puedan hacer”, respondieron.

La Dirección Nacional Electoral también tendrá la tarea de revalidar la licitación por el conteo de los votos que ganó Indra en las últimas elecciones. “El contrato se vence entre una elección y otra, por lo que nos parece más prolijo prorrogar el contrato. Además, la gestión anterior en esto hizo las cosas bien, no es un buen gesto desarmar lo que hizo De Pedro y poner sospechas”, explicaron.

COMENTARIOS