Acorralado por la Justicia, Fernando Espinoza denunció penalmente a Melody Raskaukas

La denuncia de Espinoza, que cayó bajo la órbita del juez federal Sebastián Casanello, tramitará en un juzgado diferente al de la causa por abuso sexual. Según la acusación, presentada por un asesor del Municipio, estas acciones formarían parte de un supuesto «armado político» para perjudicar al intendente y al partido Justicialista durante la campaña electoral de 2021.

PERFIL se comunicó con Melody Raskaukas, quien afirmó al cierre de esta nota que todavía no fue notificada sobre el expediente nombrado 2265/2024 y aseguró que se trata de una denuncia falsa. «La acusación es muy grave. Tengo para justificar todo lo que hice en mi vida y nunca toqué dinero sucio«, dijo, además de afirmar que le remite a otra «falsa denuncia» que le hicieron en septiembre de 2023. «El año pasado me hicieron algo parecido, me habían denunciado por ‘violación de correspondencia‘ y me notificaron ‘sobre el límite’ de tiempo para presentarme y comparecer», dijo a este medio.

Sin embargo, el momento que eligió el intendente para presentar la demanda generó un intenso debate público, planteando interrogantes sobre los entramados del poder (en este caso a nivel local), la justicia y la perspectiva de género. Con el agregado de que no presentó la demanda personalmente (y con sus propios medios) contra su denunciante, sino a través del municipio de dimensiones gigantescas que conduce.

Y especialmente porque, según el expediente, existen pruebas contundentes contra el jefe municipal investigado por el delito de «abuso sexual simple en concurso real con desobediencia» contra Raskaukas, por hechos ocurridos en mayo de 2021. Una causa que podría ser elevada a juicio en los próximos días si es que prospera el pedido que hizo el fiscal general de la Cámara del Crimen, Mauricio Vieira, el pasado lunes.

Melody Rakauskas y Fernando Espinoza 20240531
Melody Rakauskas y Fernando Espinoza

Contexto de las denuncias cruzadas entre Raskaukas y Espinoza

En mayo de 2021, Melody Raskaukas denunció públicamente a Fernando Espinoza por abuso sexual. Ocurrió después de que empezara a trabajar como su secretaria privada, habiendo sido presentada por su expareja Gustavo Cillia, una figura cercana al intendente matancero y que resultó clave en la investigación posterior.

En la denuncia, Raskaukas presentó grabaciones de audio e imágenes como evidencia del encuentro en el que el intendente presuntamente habría cometido el delito. A medida que la defensa de Espinoza pidió el sobreseimiento en dos ocasiones, algo respaldado por el fiscal Leonel Gómez Barbella, la denunciante, que «le costó conseguir un abogado que fuera contra Espinoza» (según contó a PERFIL), se fue a vivir al exterior. «Me fui del país porque me hostigaban«, explicó.

Recientemente, la jueza María Fabiana Galletti decidió procesar y embargar a Espinoza luego de que se presentaran nuevas pruebas, como registros de antenas de telefonía que sitúan a Espinoza en el departamento de la denunciante, marcando un giro significativo en el caso. El delito por el que se lo acusa es «abuso sexual en concurso real con desobediencia», luego de que el intendente intentara comunicarse con la denunciante a pesar de las restricciones.

La Justicia investiga audios y denuncias de golpes que complican la situación procesal de Fernando Espinoza

La causa de abuso sexual contra Espinoza

La acusación contra Espinoza se basa en grabaciones de audio, capturas de pantalla, fotos del cuerpo de la denunciante y registros de antenas de telefonía, entre otras pruebas. Además, se presentaron testimonios y pruebas que sugieren posibles conflictos de interés y relaciones personales entre Raskaukas, Espinoza y el nexo entre ambos, Gustavo Cilia.

Parte de los audios, que generaron revuelo mediático en el último mes, constan de conversaciones y audios que sitúan a Espinoza en el momento del hecho denunciado, algo que el intendente terminó admitiendo. La versión presentada por Rakauskas incluye además detalles escalofriantes de los encuentros con el intendente. «Espinoza se abalanzó sobre mí, hubo un forcejeo cuerpo a cuerpo y trató de bajarme los pantalones», afirmó la denunciante en declaraciones televisivas.

En tanto,  el proceso judicial está en curso en la Sala VII de la Cámara de Apelaciones de la Ciudad de Buenos Aires, donde se está llevando a cabo una examinación rigurosa de las pruebas. Se espera que en los próximos días el tribunal integrado por los jueces Juan Cicciaro, Rodolfo Pociello Argerich y Ricardo Pinto, defina si deja firme el procesamiento de Espinoza y eleva la causa a juicio oral.

Fernando Espinoza intendente de La Matanza 20240523
Fernando Espinoza intendente de La Matanza 

La denuncia contra Raskaukas

En ese contexto, el entorno de Espinoza contraatacó con una denuncia penal contra Melody Rakauskas por presuntos delitos de lavado de dinero y espionaje ilegal. La denuncia, presentada por el Asesor Letrado del municipio, Alberto Riccio, se basa en información provista por la propia Rakauskas en su denuncia contra el intendente Espinoza por abuso sexual.

El documento, presentado ante el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 7 a cargo del juez federal Sebastián Casanello, señala un presunto complot destinado a difamar a Espinoza durante las elecciones legislativas de 2021.

Se menciona que Rakauskas habría obtenido indebidamente miles de correos electrónicos de la oficina privada del intendente, incluida una supuesta violación a la ley 25.520, con base en emails y capturas de pantalla encontradas en la computadora de Rakauskas, que proporcionó ella misma a la Justicia cuando denunció a Espinoza.

Recta final en el juicio contra el exgobernador Alperovich por abuso sexual contra su sobrina

Por otro lado, también se hace referencia a los gastos y el estilo de vida lujoso que Rakauskas mostró en sus redes sociales desde 2021, a pesar de «no tener ingresos declarados». «De su cuenta de Instagram melody_rakauskas, pueden verse gran cantidad de fotos, en las que la sitúan en distintos países: en mayo de 2023 en India, en diciembre de 2021 en Italia, en julio de 2021 en una playa de arena blanca y aguas transparentes –esto es, antes de que se fuera a La Florida, Estados Unidos», dice la denuncia difundida por el entorno del intendente.

La denuncia de Espinoza y la perspectiva de género 

El caso plantea importantes cuestiones sobre la perspectiva de género en el sistema judicial argentino. La denuncia de abuso sexual de Raskaukas contra Espinoza expuso las asimetrías de poder y la vulnerabilidad de las mujeres en situaciones de acoso y abuso sexual.

Pero también los manejos turbios del jefe del distrito más populoso del país, especialmente después de que, viéndose acorralado por la Justicia, la denunciara penalmente. A pesar de que son causas diferentes, la maniobra puede ser interpretada como un intento de intimidación y desacreditación hacia la mujer que denunció el abuso por parte de una figura poderosa de la política.

En medio del silencio político sobre el caso de abuso, Fernando Espinoza apareció con Axel Kicillof en La Matanza

«Anteriormente el abuso sexual era un delito contra la honra pero hoy son delitos contra la integridad sexual. En el anterior esquema solo podían ser víctimas las personas que fueran honradas, por lo tanto debía ‘probar’ la honra, por lo que desprestigiar a la víctima era una estrategia válida para las defensas penales», explicó a PERFIL una profesional legal especializada en delitos contra la integridad sexual y de género.

«Si bien el código penal cambió, en la práctica la honra sigue teniendo efectos en la percepción social y contamina los procesos legales con estereotipos de género que inclinan la cancha a favor de los denunciados», continuó, en relación a la maniobra que impulsó Espinoza. «Por eso en estos casos es muy habitual que la primera defensa sea decir que la victima tiene un interés espurio en denunciar violencia sexual», siguió.

Por último, la especialista hizo hincapié en el impacto «simbólico» de la denuncia de Espinoza, que además plantea la cuestión de cómo se percibe y se trata a las mujeres que denuncian delitos contra figuras poderosas.

«Contaminar el proceso con estereotipos de género, es decir que hay mujeres honradas y no honradas, desvía la atención de la prueba y el derecho de ese hecho (NdR: el presunto delito de abuso sexual cometido por Espinoza). En casos de violencia sexual lo primero que hacen es desacreditar a la victima, no defenderse a ellos mismos. No discuten que esa persona haya estado ahí y en ese lugar. Estos estereotipos tiene que ver con explotar esas brechas», concluyó.

COMENTARIOS