Lamentable escena, palos en la rueda, enfermo mental


Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Hemos asistido, una vez más, al denigrante espectáculo de una jauría tratando de imponer por la fuerza y la violencia su forma de vida. Parecen no saber que dentro del Congreso están sus representantes discutiendo las leyes del país, aunque vimos a alguna senadora pretendiendo que si no se permite a las hordas irrumpir en el recinto se les viola el derecho de expresión (claro, ella existe porque existe la horda). He ahí, palmariamente, la expresión más acabada de lo que significa no tener ideas que discutir, sino el hecho de pretender perpetuarse en el poder y medrar con él.

Daniel López Quesada

DNI 4.546.451

Mientras sus fanáticos incendiaban autos y provocaban disturbios, varios senadores kirchneristas se levantaron de la sesión y fueron a la plaza para alentar el caos. Era el pretexto para sabotear el tratamiento de la Ley Bases, que es el instrumento que necesita el presidente Milei para poder gobernar. Sin líderes ni proyectos, los militantes de Cristina no pueden soportar la pérdida del poder y están haciendo lo único que saben hacer: poner palos en la rueda del progreso. Afortunadamente, una mayoría integrada por ciudadanos hartos de ser conducidos por una mezcla explosiva de ineptos y corruptos votamos a una fuerza que tiene el coraje y la lucidez necesaria para revertir una decadencia que se prolongó por décadas. Ocurrió en el balotaje del año pasado y es el verdadero milagro argentino.

Luis E. Luchía-Puig

Luisluchiapuig@gmail.com

La senadora por Tierra del Fuego Cristina López tildó a nuestro presidente de “enfermo mental” que no estaba apto para el cargo. Desconozco si la senadora es psiquiatra, pero le sugiero que analice el estado mental de muchos de sus colegas, los cuales cobran 8 millones de pesos por mes, para que nos informe si están aptos psíquicamente para ocupar una banca en el Senado.

Esteban Daniel Lezama

dr.elezama@gmail.com

El miércoles fuimos testigos de una gesta para la historia. Las fuerzas de seguridad defendieron la democracia. No a un líder político, y tampoco a su partido. Defendieron la democracia, y, por extensión, a la república. Con estrategia, sacrificio, valor y determinación. Cada gesto, cada paso, ajenos al cansancio que la lucha trae con el tiempo, repitiendo un mantra sagrado: no pasarán, no pasarán. Y aquellos no lo hicieron, porque estos no los dejaron. Hasta que alguien dijo: “Basta, la sesión terminó”. Gracias a cada uno y a todos.

Aníbal E. Tufró

DNI 10.548.620

El senador Lousteau, presidente del Comité Nacional de la UCR, votó en contra de la aprobación de la Ley Bases, en consonancia con sus compañeros kirchneristas, mientras que la totalidad de sus correligionarios lo hizo favorablemente. Con el mayor de los respetos, ¿habiéndose doblado y no roto, no tendrá que renunciar a dicha presidencia?

Roberto A. Meneghini

dr.meneghini@hotmail.com

El sistema de salud argentino sufre una dramática, silenciosa e hipócrita crisis. Dramática por la pérdida de vidas que ocasiona. Silenciosa porque un pequeño porcentaje de la población está enferma y, por lo tanto, la mayoría sana no percibe el descalabro. Hipócrita porque los actores la ocultan. Los pagadores insisten en pagar honorarios ridículos que no cubren los costos de la asistencia. Los prestadores no existen más, o dan turnos a cuatro meses, o cobran un copago, o sobreprestan en forma indiscriminada. Los afiliados a obras sociales y prepagas, sorprendidos, reclaman por un servicio “que ya pagaron” y que no reciben en tiempo y forma. Los medicamentos tienen precios astronómicos y fuera de toda lógica. En una visión telescópica, los países de altos ingresos invierten 13% promedio de sus ingresos per cápita en salud, alrededor de US$6448,55 por habitante y por año; la Argentina invierte el 7,65% o el equivalente a US$1044,77 por habitante y por año (Banco Mundial). Es ilusorio pretender el mismo servicio pagando seis veces menos. Nuestro desafío es hacer rendir cada centavo del gasto para obtener el mejor resultado. No hay lugar para coberturas de fantasía ni para 500 estructuras administrativas que no mejoran la salud, sino que la entorpecen.

Alejandro Malbrán

DNI 11.266.408

Respecto del artículo en la sección Deportes del 12/6/2024 en el que se menciona que, según el criterio del piloto Verstappen, Juan Manuel Fangio estaría quinto entre los mejores conductores de F1 de la historia, quiero señalar un récord de este último aún no superado y casi no mencionado: es el único que ganó un campeonato mundial de conductores corriendo con dos marcas distintas en un mismo año (1954). En esa época las fábricas pagaban un sueldo a sus pilotos y debido a que Mercedes-Benz tendría sus autos listos para la tercera carrera del calendario de ese año (Gran Premio de Francia, circuito de Reims), le ofreció o bien cobrar su sueldo sin competir durante las dos primeras competencias o bien hacerlo libremente corriendo con otras marcas sin percibir estipendio alguno. Fangio eligió esta segunda opción y participó en las dos primeras carreras del año con Maserati, ganando en los grandes premios de Buenos Aires y Bélgica, y a partir de la tercera con Mercedes-Benz, también venciendo en Reims, dándole a esa marca la primera victoria en F1. Otra época, otros valores.

Rodolfo Blaquier

blaquierrodolfo@gmail.com

El 12 de junio se publicó una carta en la que se hacía mención al calificativo “guarango”, que expresó José Ortega y Gasset en su libro La rebelión de las masas. Se le atribuía al escritor haber utilizado ese término con los significados que natural y vulgarmente todos utilizamos. Pero, en esa oportunidad, el español lo utilizó con un significado distinto. Por ejemplo, que los argentinos cantamos victoria antes de tiempo, que somos triunfalistas, etcétera. Me pareció que valía la pena la aclaración.

Guillermo Alfredo Terrera

DNI 5.082.938

LA NACION

Conocé The Trust Project

COMENTARIOS