¿Quién fue Martín Miguel de Güemes y cómo se lo recuerda este 17 de junio?

Desde hace unos años, el 17 de junio ingresó como feriado a los calendarios argentinos para conmemorar el aniversario del fallecimiento del General Martín Miguel de Güemes. El ensayista y docente Juan Marcelo Calabria habló con Gabriel Conte, Evangelina Argüello y Hernán Bitar en «Tenés que saberlo», por Radio Jornada 91.9, y realizó un repaso de la vida de uno de los grandes próceres de la independencia argentina.

 

«En el norte desde siempre tiene una identidad propia, algo como lo que pasa con San Martín con nosotros, pero desde Buenos Aires para abajo, Güemes quedó olvidado exprofeso y hace unos años, cuando se sancionó la ley de su feriado, se volvió a poner en valor», comentó el ensayista.

Repasando la vida del salteño, Calabria contó que desde muy joven participó en la carrera de armas y que estuvo presente en la defensa a las invasiones inglesas en Buenos Aires: «Su posición de un hijo de una familia importante, no era aristócrata, pero si de una familia importante de Salta, le hizo que tenga una formación y un lugar que lo fueron llevando a adherir rápidamente unos años después a la causa de la independencia. Además, desde muy joven mostró una gran identificación con el pueblo, a pesar de pertenecer a otra casta. Él se identificó con las castas de más abajo y logró una identificación con el pueblo muy rápido y eso hizo que empezara a prestar servicio rápidamente en la Revolución de Mayo».

El docente se refirió a «Los Infernales salteños» y cómo aprovechaban el terreno para poder vencer a sus enemigos: «Utilizó la fiereza del lugar, lo que la gente sabía hacer en una zona que en esa época era mucho más desprovista de todo, era una zona muy inhóspita y él pudo conseguir que el terreno le sirviera para poder defender las avanzadas realistas que venían del Alto Perú», contó, a la vez que señaló que tanto Belgrano como San Martín lo veían como un gran valor y juntos forman los pilares de nuestra independencia.

En esa línea, el ensayista narró que el buen ojo de San Martín lo llevó a tomar la decisión de no atacar más por el norte y dejar allí un ejército defensivo al mando de Güemes: «Un ejército de observación casi inexistente porque no había ejército, eran estas montoneras que hacían la guerra de guerrillas, pero San Martín que las había estudiado y vivido en Europa, entendió que era lo que se necesitaba y entabló una muy buena relación. El tiempo hizo que se volvieran amigos, al igual que con Belgrano, y están esas cartas tan lindas de paisano y amigo, como se trataban los tres».

Si bien falleció muy joven y no llegó a participar del conflicto unitario vs federales, Calabria señala que fue un gran caudillo de la independencia argentina y que sin lugar a dudas hubiese sido un protagonista de la Argentina en los años 20: «Él tenía muy claro, y tal vez por esto Belgrano y San Martín lo respetaron tanto, de que más allá de las diferencias internas había que terminar con los godos o los maturrangos como se les decía a los realistas que querían seguir manteniendo la dominación española en América», señaló.

Respecto a su muerte, cuando fue emboscado en su casa, Calabria señala que fue lenta y agonizante y que al día de hoy se recuerda ese hecho con una «vigilia güemeciana»: «Todos estos días se lo recuerda y van llegando gauchos, son más de 3000 gauchos de todo el norte argentino, vestidos con ponchos rojos que hacen todo el homenaje. Es el único general muerto por una herida de guerra, porque esa emboscada es considerada una acción de guerra. Es nuestro único oficial de ese rango de la guerra de la independencia que muere a partir de una herida de guerra», contó.

En referencia a la enseñanza de la historia en los niveles escolares, Calabria señaló que ha sido un error «seccionar la historia» y estudiarla «como compartimentos», ya que todo está muy relacionado: «Eso hace que se pierda interés, pero Mendoza tiene varias legislaciones, entre ellas una resolución muy vieja que está vigente, que permite a los docentes de todos los niveles por ejemplo en agosto, dejar cierta currícula de largo para dar toda la historia sanmartiniana. Si das la historia sanmartiniana podés conectar con la Revolución, Buenos Aires, Belgrano, Güemes, los caudillos. Acá en Mendoza hay una gran impronta de los docentes, que tratan en su tiempo y como pueden, dar esa parte de la historia. Pero es cierto que se ha ido reduciendo mucho, lo veo con mi hija pequeña: ven poca historia argentina y de manera inconexa, lo cual hace que se pierda interés y que no se entienda mucho un proceso muy rico que hiló con todos los procesos de independencias de América».

El docente señaló que está llevando a cabo junto a la magíster Fabiana Mastrangelo jornadas de formación para docentes, apoyadas por la DGE y la UNCUYO, y que la virtualidad es una gran herramienta: «Tenemos una página y tenemos dispositivos didácticos que ha armado Fabiana. Tenemos muchas consultas de los colegios de todos los niveles, incluso de los profesorados terciarios», contó.

En referencia a la importancia de los feriados, el ensayista comentó que estos tiene una importancia educativa y que en estos años se le ha dado mucho valor tanto en los medios como en las redes: «Este año he visto en distintos medios que se han hecho institucionales, como miniproducciones, también en las redes. En la medida que se haga ese trabajo de educación masiva y además que el feriado se respete en su día, me parece que siguen teniendo un rol educativo y de educación importante», analizó.

Finalmente, Calabria se refirió a la gran fiesta popular que se realiza en el norte para estas fechas y como Mendoza debería apropiarse y poder imitar este clima festivo: «El norte lo hace desde hace mucho, a diferencia nuestra que rescatamos en el siglo XX nuestros sitios. Primero surgió como una honrada a Güemes de sus propios gauchos, que muchos años lo siguieron recordando. Ellos tienen un regimiento histórico que son los Infernales de Güemes, que custodian la casa de gobierno de Salta y están en los actos oficiales, pero además tienen una tradición de fiestas populares, que acá en Mendoza cuesta más, en algún momento lo logramos con la cabalgata sanmartiniano, pero en el norte es más festivo: se hacen fiestas populares, se convocan artesanos, se mueve la economía popular y de bases, se hacen comidas típicas, se hacen peñas. Se aprovecha la figura de Güemes para movilizar a toda la población. Me parece que en Mendoza falta hacer eso con la figura de San Martín», concluyó.

COMENTARIOS