Niños sin suerte – LA NACION


No les falta nada. Están debidamente arropados y quienes los cuidan están en todos los detalles para que reciban la temperatura más confortable y evitar cualquier daño que los ponga en peligro.

Se trata de un chico, una niña y una adolescente salteños. No les falta nada, salvo una cosa: la vida.

Los tres fueron sacrificados en una ceremonia incaica en ofrenda a los dioses hace más de quinientos años, cerca de la cima del volcán Llullaillaco, en la provincia de Salta. Una expedición arqueológica los descubrió en 1999 y actualmente son exhibidos en el Museo de Alta Montaña, en el centro de la capital salteña. Están preservados en cápsulas presurizadas con temperatura constante de varios grados bajo cero.

Les faltaba de todo y ahora también la vida: dos chicas y tres chicos de la comunicad wichi murieron hace tres meses en distintos hospitales salteños por desnutrición. Unos 300 infantes en 2022 y 2023 perdieron la vida por esa y otras razones en una Salta no tan linda, como se machaca turísticamente.

Paradojas de una provincia que le prodiga onerosos cuidados a mantener conservadas momias de pequeños que murieron hace siglos, mientras el destino de los menores actuales está a la buena de Dios.

Conforme a los criterios de

Conocé The Trust Project

COMENTARIOS