Doble vara, factura inmediata, autopercepción


Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Finalmente, y contra toda esperanza, el exgobernador y exsenador José Alperovich fue condenado por el abuso sexual de su sobrina y secretaria, un hecho aberrante que requirió mucho coraje de la víctima para que tomara estado público y tratamiento judicial. Pero me quiero detener, si me permite, en el prefijo “ex”, porque justamente el violador tuvo que reunir esa condición para que la Justicia pudiese actuar, ya sin los fueros que lo protegieron hasta el último día de mandato. Por otro lado, resulta atronador el silencio de todo ese espacio político, más aún de las mujeres que lo conforman, que no tuvieron ningún tipo de expresión de repudio, siendo que en, otros casos, rápidamente organizaron manifestaciones, ruedas de prensa e incluso presentaciones en el Congreso Nacional. Sepan que estas dobles varas morales el pueblo, nosotros todos, las observamos y, como decía una líder del siglo pasado, haremos tronar el escarmiento, en las urnas, como corresponde.

Patricia Arsen

DNI 22.818.064

El Estado argentino instaló paneles solares invadiendo, involuntariamente, unos metros de territorio chileno. Una vez informado el hecho, el embajador argentino declaró que se reinstalarían en el territorio propio y mientras tanto cederían parte de la energía a dicho país. No obstante ello, el presidente chileno, Gabriel Boric, amenazó a la Argentina con retirarlos ellos mismos si no se llevaba a cabo el retiro en forma “inmediata”.

Yo propongo que nuestro país envíe a la embajada chilena la factura correspondiente a la instrucción de alumnos de esa nacionalidad en nuestras universidades públicas mantenidas con los dineros de los argentinos.

María Laura Piola

DNI 5.638.442

Es notable la cantidad de políticos de diversos orígenes que, ante propuestas o planteos del Gobierno, hacen discursos en el Congreso o en entrevistas periodísticas queriendo explicarnos lo que el pueblo votó y fundan en eso sus originales posiciones. La pregunta metodológica que me hago es: si la actual oposición (sean peronistas, radicales, de izquierda o quién sabe) sabe lo que el pueblo quería a la hora de votar, ¿cómo fue que perdieron la elección? Si el señor Lousteau lo supiera, ¿no sería presidente ya? o ¿jefe de gobierno de CABA? El caso que más llama la atención es la izquierda, cuya performance en la última elección alcanzó al 2,69%. Pero se arroga el poder interpretar el sentimiento popular. ¿Será que se autoperciben muy diferentes de lo que todos vemos que son?

Ing. Luis Wuhl

luis.wuhl@gmail.com

Ante tanta misa militante y comedores populares eclesiásticos, que parecen fomentar más división y resentimientos que unión y fraternidad entre la feligresía, creo que es un buen momento para que los católicos nos reconciliemos con Martín Lutero, quien fue muy crítico de aquella iglesia que él sentía, más que una ayuda, un impedimento en su relación con Dios. Lutero dijo entre otras cosas: “La humildad de los hipócritas es el más grande y más altanero de los orgullos”.

Juan Maurette

juanmoret@gmail.com

Estamos atrapadas, atravesando una larga recesión, y en ella seremos demasiadas las pymes que quedaremos muy dañadas o rotas para poder seguir subsistiendo. Somos generadoras de mucha mano de obra, alguna más clasificada que otra, pero la que da de comer a muchísimos trabajadores. De estas pequeñas empresas sale la mayoría de los impuestos, que hace que funcione el engranaje de la política. Deberían pensar antes de ahogarnos con subas de tarifas, perseguidas por la AFIP, cargadas con retenciones, tasas y falta de crédito, y sacarnos el pie de encima y liberarnos de tanta presión. Se necesitan mucha voluntad y mucho optimismo para producir en este país; sin embargo, la clase media aún sobrevive gracias al trabajo que surge de pequeños empresarios y emprendedores que la remamos todos los días pese a las trabas y obstáculos que se nos imponen. Venimos surfeando las olas de la inflación y ahora de la recesión, una combinación letal. Producir es caro en nuestro país, pero a su vez es la única forma que saca de la pobreza a miles de personas; tal vez si pensaran más en fomentar la pequeña y mediana empresa, el país sería otro. Más trabajo, menos impuestos; más honestidad, menos corrupción. La Argentina está rota, con mucha pobreza y con niveles culturales muy deficientes, necesita utilizar esa masa de trabajadores en producir para que no quede ociosa y a la deriva, convirtiéndose en un caldo de cultivo de aprovechadores, incitando a tomar malas decisiones ante la desesperación de no tener qué llevar a la mesa para comer. No solo deben pensar en la macroeconomía, porque de la micro vivimos la mayoría.

Susana Mastronardi

DNI 12.276.049

El almanaque lo marca en negro, pero las autoridades, a mitad de año, deciden pintar de rojo el viernes 21 de junio. El pretexto de alentar con ello el turismo es poco válido en un contexto de recesión como el que se vive.En un país donde falta el trabajo se siguen consagrando días feriados porque sí. Los estudiantes tienen menos clases y las distintas actividades se resienten, deteriorando la imagen de un país que necesita inversores que den empleo. Esto también debe cambiar y pronto.

Carlos Alberto Castriota

ccastriota2004@yahoo.com.ar

Éramos chicos y las fiestas patrias eran solemnes. Si había una canción que nos gustaba, era aquella que nos contaba de cielos altos a los que debíamos aspirar: “Alta en el cielo, un águila guerrera…”. Los años, que se entusiasman con ensuciarlo todo, enarbolan ahora esa misma canción para la propaganda de una muy popular y no inofensiva bebida alcohólica, favorita de la juventud de hoy en sus nocturnos rituales. ¿Nadie cuida los recuerdos de los viejos? ¿Nadie la herencia de nuestros mayores? ¿Hay que banalizar y ultrajar todo?

Miguel J. Maxit

DNI 5.810.625

LA NACION

Conocé The Trust Project

COMENTARIOS