Mi General, ¿cuánto valés? – LA NACION


El General, como padre del movimiento, merecía un gran acto al cumplirse 50 años de su muerte. ¿Qué le brindaron a cambio sus descendientes ideológicos? Un salpicado de frases sueltas -algunas contradictorias-, una reunión forzada en la quinta de San Vicente, un blooper en el corazón mismo de la CGT y varias deserciones. Quisieron arropar su figura en el recuerdo y lo único que consiguieron fue impostar un colecho.

Para colmo, se les coló Milei en la mayoría de los mensajes. Obviamente para criticarlo. Pero ni eso aprovecharon bien. Por ejemplo, Kicillof, el organizador del acto en San Vicente, que se cansó de mencionarlo, dijo: “Nuestro pacto es con el pueblo y no lo vamos a traicionar por una foto”, respecto de la imagen que el Gobierno espera conseguir de su demorado Pacto de Mayo, que ahora dicen que se concretaría este mes.

Lo cierto es que si algo le faltó a ese encuentro peronista fue su propia clásica foto. No hubo quorum para el escrache partidario. Digerir la última derrota electoral les está llevando más tiempo del que esperaban. Fíjese, si no, querido lector, que pasaron ya nueve meses desde que el gobernador riojano Ricardo Quintela dijera que iba a renunciar si ganaba Milei y allí seguía el mandatario, el lunes pasado, en San Vicente, diciendo que le temblaban las piernas por hablar “frente a una multitud” (habría que redefinir el término multitud). Sin embargo, la mejor perlita de su discurso fue cuando dijo: “Somos oposición a este gobierno, tenemos que tener un núcleo de resistencia constituido principalmente por el peronismo, los trabajadores, los movimientos sociales y los radicales que son proclives a estar con nosotros”.

Kicillof, durante el acto en la quinta de San Vicente, al cumplirse el cincuentenario de la muerte de PerónNicolás Suárez

La deserción la pegaron los partidarios de Massa, o sea, del candidato presidencial del PJ en las elecciones de 2023. “No queremos ser rehenes de ningún tironeo interno. Más que actos para escucharnos, debe haber un ámbito que ordene nuestra acción frente al daño que produce Milei”, mandaron decir. ¡Pero era un acto por Perón! ¿Mi General, cuánto valés?

Hay que destacar que la primera en acordarse del tres veces presidente de la Nación fue Cristina. Dio una entrevista al canal de streaming Gelatina. Ya sé, querido lector, que fue la misma Cristina quien trató a Perón de “viejo de mierda” el día en que Antonio Cafiero le pidió la firma para un proyecto de creación de un monumento al General, pero la gente evoluciona. Esta vez lo elogió y dijo: “Algunos peronistas quedaron muy viejos, y gorilas ni hablar”.

Y es ahí donde en medio de esta gran confusión identitaria entró a tallar una parte del gremialismo apoltronado en la sede de la CGT, (otra estaba en San Vicente). A la hora de honrar a Perón mostrando un video del discurso que dio en ese mismo lugar, en 1973, se vio sentado muy cerca a José López Rega, líder de la banda ultraderechista Triple A.

¡Pero qué imberbes!, debe haber gritado el General desde el más allá.

Conocé The Trust Project

COMENTARIOS