El consumo de carne sigue en caída por el menor poder adquisitivo

El consumo de carne sigue en caída por el menor poder adquisitivo

El consumo de carne en febrero cayó 9,3% en relación con el mismo mes del año pasado, ubicándose en 44,6 kilos/habitante/año, la cifra más baja desde 2011.

En cuanto al promedio móvil de los últimos doce meses del consumo aparente de carne vacuna se calculó en 51,7 kg/hab/año, apenas 0,1% por debajo del promedio correspondiente a febrero de 2023, de acuerdo con un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra).

En enero, con 50,3 kg/hab/año, el consumo de ya había mostrado una retracción del 6% en comparación con el mismo mes de 2023.

"La falta de capacidad de compra que va perdiendo el argentino día a día, con la desembocada inflación", indicó Miguel Schiariti, director de la Cámara, en declaraciones a CNN Radio.

Según la Sociedad Rural Argentina: “Todos los precios de las carnes están por detrás de la inflación"

Un informe del Rosgan de la Bolsa de Comercio de Rosario también muestra una baja del consumo de carne, estimándolo en 44,1 kg/hab/año y sostiene que a pesar de que no aumentó en la misma medida que la inflación en los últimos meses, el poder adquisitivo es el principal limitante.

“La estabilidad que se viene observando en los precios reales de la carne vacuna en un contexto de menor oferta aparente destinada al mercado doméstico, da cuenta de la resistencia del consumo a convalidar nuevos aumentos de precios, aun debiendo limitar la ingesta de este tipo de carnes, algo que hasta entonces no se observaba de manera contundente en el consumidor argentino”, señala el Rosgan.

En cuanto al futuro, el reporte indicó que a pesar de la suba estacional que suele marcar el precio de la carne de marzo a junio, frente a un escenario en el que se proyecta una oferta total sensiblemente menor a la registrada el año pasado en un contexto de sequía, es esperable observar precios relativamente estables.

"Ahora el consumidor dispone de otras carnes más económicas, como la carne de pollo o la de cerdo que vienen ganando cada vez más participación en la ingesta total", añadió.

Carne

El futuro del precio de la carne

Con respecto a la decisión de la Secretaría de Comercio de reducir los impuestos a la importación de alimentos y productos de la canasta básica con el objetivo de bajar los precios, Rosgan estimó que si bien en el caso de la carne vacuna no se espera un efecto directo por ingreso de producto, sí se espera sentir el impacto de una mayor oferta de otras carnes, especialmente de cerdo, cuyos valores más económicos ya generan una fuerte competencia en los mostradores.

En el caso de la carne porcina, experimentó un retroceso del 10% en el precio en los últimos días.

Según Schiariti, "el pollo es un producto que llegó a su techo de consumo con 50 a 52 kilos/hab/año. El precio es mucho más bajo que el de la carne vacuna y la gente no identifica que hay un precio real y uno aparente".

LM / ED

COMENTARIOS