Causa Junior Benítez: ¿Qué dice el informe pericial del ex futbolista?

Causa Junior Benítez: ¿Qué dice el informe pericial del ex futbolista?

Este lunes se realizó la segunda audiencia del juicio a Junior Benítez por los delitos de"coacción agravada, daño y tenencia de arma de guerra"contra la familia de su expareja, Anabelia Ayala.

Según pudo acceder Doble Amarilla,el resultado de las pericias psicológicas a Benítez reveló que su exposición "es compatible con una estructura de personalidad que presenta rasgos de estilo histérico como forma más elaborada y rasgos narcisistas como estilo más regresivo" y que "no se observan signos ni síntomas compatibles con una estructura de personalidad psicopática, pero puede presentar un manejo de los impulsos, especialmente hostil, a la manera de la actuación en experiencias que le impliquen cierta intensidad afectiva. Asimismo, no se advierten rasgos tóxicos".

En tanto, las pericias psiquiátricas indicaron que el exjugador "no padece al momento del examen de alteraciones morbosas, ni de insuficiencia de sus facultades mentales", que no surgen evidencias de haber sufrido "alguna alteración de la conciencia que afectara su capacidad judicativa". Además, informan que "no presenta índices de peligrosidad psiquiátrica en el momento actual y que es una persona que puede en el momento actual comprender la criminalidad de sus actos y dirigir sus acciones".

Sin embargo, el abogado de la familia Ayala, Rodrigo Tripolone, presentó un dictamen en disidencia parcial y ampliatorio respecto al informe pericial oficial confeccionado por la Dra. Adriana Patricia Fourgeaux.

Rafael Ángel Herrera Milano, perito psiquiatra del particular damnificado, comenzó disintiendo que el ex futbolista se haya operado únicamente de las dos rodillas, ya que su lengua “presenta la peculiar característica de ser una “lengua bífida” (como la de los reptiles). Dicha intervención quirúrgica, con la única finalidad de un cambio estético, es dolorosa (debido al post operatorio y a la gran red vascular que se encuentra en el área) y deja vislumbrar ciertos rasgos de personalidad que escapan a la media poblacional”.

A su vez, remarcó que podría presentar Trastornos de Personalidad, debido a que “se evidencia una disociación ideo afectiva. No es posible mantener una supuesta estabilidad cuando no hay repercusión anímica congruente con la situación vivenciada. Lo que hace viable esa actuada estabilidad es la disociación antes descripta”.

Además, aclaró que no está de acuerdo con la siguiente afirmación: “En la esfera volitiva no se observan alteraciones, estando el caudal de su agresividad contenido al momento del examen”. Sobre ello, destacó: “Lo que la perito manifiesta obliga a deducir que el peritado es una persona agresiva pero que al momento de la pericia se encontraba controlado/contenido”.

Por otra parte, Rafael Ángel Herrera Milano puntualizó en las siguientes cuestiones:

  • Padece algún trastorno de la personalidad según DSM V: hubo rasgos tales como aplanamiento afectivo, disociación ideo afectiva, impulsividad/agresividad contenidas al momento del examen que permiten inferir que el peritado presenta un Trastorno de personalidad no especificado. El narcicismo es parte estructural de su personalidad, como así también su frialdad.
  • Presenta rasgos de impulsividad y /o labilidad emocional
  • Tiene tendencia a la auto/hetroagresión y a la manipulación de terceras personas.
  • Impresiona que ante determinadas situaciones, como consecuencia de su agresividad e impulsividad, sería posible reacciones intempestivas de las cuales posiblemente justificaría de algún modo, como consecuencia de su razonamiento narcisista.
  • Respecto a la manipulación de terceras personas, para responder con rigor científico, se debería evaluar a la supuesta víctima de dicha manipulación.

En la segunda audiencia del juicio, Junior declaró: “Tenía portación de armas. El día que me hicieron el allanamiento fue en 2021 y se me había vencido hace no menos de un mes. Tenía el arma descargada a dos metros de altura en el placar la habitación de mi hija. Yo no sabía que estaba ahí. Anabelia podía tener conocimiento del arma porque convivió conmigo y revisó toda la casa”.

“Los policías me empezaron a pegar cuando me estaba yendo a mi casa. Ocho policías me pegaron cuando estaba en el piso, incluyendo mujeres. En ese momento Ana se tiró arriba mío para pedir que dejen de pegarme. Me subieron al patrullero y me llevaron detenido”, concluyó explicando el ex futbolista sobre el día que lo detuvieron.

COMENTARIOS