La yerba mate ya no tiene valor de referencia y hay preocupación por su precio

La eliminación del precio sostén para la hoja verde y la canchada genera inquietud tanto entre consumidores como productores de yerba mate, que inician la cosecha en el noreste argentino sin regulación tras 22 años de normativa. El DNU 70/23 de Javier Milei limitó las funciones del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), dejando el mercado operar sin intervenciones estatales.

Actualmente, la hoja verde promedia los $370 por kilo en el punto de secado. A pesar de que los precios al consumidor oscilan entre $2500 y $4000 por paquete de un kilo, los expertos sugieren que, al menos a corto plazo, no se esperan grandes aumentos en las góndolas.

Con más de 210,000 hectáreas dedicadas a la producción de yerba mate en la provincia de Misiones, el futuro de esta industria clave para la región depende de su adaptación a este nuevo escenario y su capacidad para mantener la calidad y competitividad del producto en un mercado globalizado.

Los industriales podrían cubrir la demanda de los productores a $500 por kilo sin necesidad de aumentar el precio final del producto, dada la cotización actual en el mercado.

En cuanto a los precios en los supermercados, la dispersión es notable, con precios que van desde $3380 a $4290 por kilo, dependiendo de la marca. Según el INDEC, el precio de la yerba de medio kilo ha aumentado un 343% entre febrero de 2023 y febrero de 2024.

La ministra de Industria, Trabajo y Comercio de Corrientes, Mariel Gabur, ha tratado de tranquilizar a los consumidores respecto a los precios, afirmando que no espera aumentos significativos a corto plazo y desestimando preocupaciones sobre una posible escalada de precios como parte de una «campaña del miedo» por parte de algunos sectores.

Gabur también relativizó la importancia de los precios fijados por el INYM, argumentando que, aunque establecían un valor mínimo, los industriales tenían flexibilidad para pagar más si lo deseaban.

COMENTARIOS