Atlanta, la ciudad que vibra por Messi pero que no sabe que la Copa América empieza en tres días con Argentina vs. Canadá


El conductor de la camioneta que salió del aeropuerto y nos dejó en el alojamiento no entiende cómo cuatro argentinos están en Atlanta para trabajar como periodistas si no hay eventos deportivos por las vacaciones. La escena se repite en el que pilotea el auto hasta el centro de acreditaciones. La Copa América es un torneo desconocido para la mayoría de los residentes de Atlanta, la ciudad que vibra por Lionel Messi pero no sabe que el jueves debutará allí la Selección Argentina campeona del mundo, frente a Canadá.

En las calles de la capital del estado de Georgia nada anticipa lo que ocurrirá en el imponente estadio Mercedes Benz, que por afuera luce como una impactante obra arquitectónica moderna, pero esconde dentro unas 71.000 butacas que estarán completas cuando Messi y compañía hagan los primeros compases del camino a la defensa del título.

Mucho espacio verde y senderos para caminatas que contrastan con los gigantes de cemento que en el casco central de la ciudad agrupan la mayoría de las empresas importantes de la región. Allí está, por ejemplo, la sede mundial de Coca-Cola, que tiene su propio museo con una entrada a poco más de 20 dólares de costo y la posibilidad de tomar toda la gaseosa que puedas durante el recorrido.

A pocos metros está el Parque Olímpico Centennial, que quedó de aquella edición 2006 y recuerda inmediatamente al atentado que paralizó al mundo durante los Juegos Olímpicos que se celebraron en esta ciudad.

Y ese poco interés que se olfatea en la ciudad que tiene a su economía ubicada en el 15° puesto a nivel mundial y la sexta dentro de los Estados Unidos contrasta con el calor y los gritos que irrumpen desde la esquina del hotel Westin, donde se hospeda la Selección Argentina desde su desembarco en Atlanta.

Hinchas se agolpan frente al hotel de la Argentina. Foto: Mati Arrascoyta - ClarínHinchas se agolpan frente al hotel de la Argentina. Foto: Mati Arrascoyta – Clarín

Los 35 grados que marcaron los termómetros durante la tarde complican la planificación de los horarios de entrenamiento para Lionel Scaloni y su cuerpo técnico, pero no impiden que los hinchas argentinos y de otras nacionalidades hagan firmes la guardia esperando por sus ídolos. O en realidad por su ídolo.

Porque, claro está, Lionel Messi acapara los alaridos, los carteles y las camisetas. Más allá de ese osado que apareció con la casaca del Manchester United retro con el 7 y el «C. Ronaldo» en la espalda, imitando el festejo característico del portugués, que le valió el abucheo generalizado de los argentinos.

¿Pero qué pasa con la Copa América en Atlanta? «Acá la cultura es el fútbol americano, no es el soccer. Creo que los latinos que vienen desde Florida y Miami, están trayendo la onda, una lástima que no haya tanta publicidad, pero los argentinos vamos a llenar y a copar», le contó a Clarín Agustina Rossi, que desde hace dos años y medio llegó desde Capital Federal a Atlanta y trabaja como niñera.

Locos por Messi. Foto. Mati Arrascoyta - Enviado especial ClarinLocos por Messi. Foto. Mati Arrascoyta – Enviado especial Clarin

En la misma línea se expresó el correntino Ramiro Zaracho, quien hace trabajos de albañilería para la comunidad religiosa de los Mormones en Atlanta. «Acá son ‘a-futboleros’, les gusta más el béisbol, el básquet, la pasión por el fútbol no se ve y nosotros venimos a imprimir esa locura, que se vio cuando salimos campeones del mundo y nos reunimos todos en el Parque Centennial para festejar«, sostuvo.

Y de esto también se dan cuenta los que pisan por primera vez esta ciudad, como es el caso de Juan Helbert y Micaela Mastrovicenzo, que ahorraron para salir desde Rosario rumbo a Atlanta, apostar porque la Selección Argentina gane el grupo y poder seguir el camino hasta la final del 14 de julio en Miami, con sus entradas ya compradas para tratar de ver los seis partidos.

«La gente acá al fútbol mucha bola no le da y se nota. Muchos nos preguntan por qué se juntan tantos argentinos y cuando les explicás dicen ‘Ay, qué lindo’ y se van», afirmó Helbert.

«Clima de Copa América todavía no vimos, te das cuenta que hay argentinos porque estamos todo el día con la camiseta puesta», sostuvo Mastrovicenzo, a su turno.

Quedan tres días para el debut de Argentina en un torneo complejo, casi sin margen de error, pero que ya se ha acostumbrado a jugarlo. Poco importará que no haya carteles ni clima, Argentina apunta al objetivo máximo y a ganar su estrella número 16 de Copa América.

¡Sumate al Newsletter de Clarín de la Copa América!

COMENTARIOS