Grata rareza, Alperovich, paneles solares


Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

El martes a la noche escuché la entrevista que le hizo el periodista Jonatan Viale a Javier Milei. Es la primera vez en mis 49 años de vida que escucho a un presidente de la Nación responder, cabalmente, a todo lo que se le preguntó. Los argentinos nos acostumbramos demasiado rápido a lo malo que nos pasa; no nos acostumbremos, tan rápido, a esta grata rareza.

Mariano Bustillo

DNI 24.662.009

Esperamos con suma expectativa una declaración y reacción inmediata del movimiento feminista de los pañuelos verdes en apoyo a la justa sentencia a José Alperovich por abuso sexual hacia su sobrina. ¿O harán silencio?

Alberto Díaz

DNI 10.492.915

El tema fronterizo con Chile ha sido objeto de muchos litigios y finalmente desde hace décadas resuelto creo que definitivamente. Conocidos esos antecedentes, cometer un error en la instalación de paneles solares invadiendo territorio chileno con la tecnología disponible suena increíble. Como ciudadano argentino no me resultó agradable escuchar el tono amenazante del presidente chileno cuando expresó: “O los sacan ellos o los sacamos nosotros”.

Guillermo González Lima

DNI 7.787.624

Este gobierno ha manifestado que una de sus tareas más importantes debe ser “librar la batalla cultural” contra la ideología izquierdista que estaba encabezada por el kirchnerismo. Actualmente, algunos de los “trofeos” que esa izquierda exhibe y considera más importantes son la pérdida ilegítima por inconstitucional de la libertad de los hombres que combatieron al terrorismo en el pasado, la usurpación de unidades militares y/o policiales, y el levantamiento de monumentos frente a las mismas con el propósito de humillar a esas unidades en particular y a las Fuerzas Armadas y de seguridad en general. Al momento, la administración actual no ha tomado ninguna medida para solucionar esta afrenta a las fuerzas de la república. Creo que el Gobierno no debería olvidar que una de las causas del fracaso del gobierno de Macri fue el “gradualismo” que usó para corregir la economía. No vaya a ser que el actual gobierno pierda su batalla cultural contra la izquierda por imitar el gradualismo del gobierno de Macri.

Lucrecia Astiz

DNI 10.768.628

Siempre pensé que con los años perdería la capacidad para sorprenderme, y más aún cuando llevo más de la mitad de la vida ejerciendo la profesión en el fuero penal. Sin embargo, la carta del señor Enrique Munilla del 15/6 me ha hecho dar cuenta de lo equivocado que estaba: el escándalo de los pronunciamientos judiciales que terminan con la vida de personas inocentes me hace ver que, a mis casi 72 años, las sorpresas no cesan de asaltarme despiadadamente. Allí, Munilla relata la historia de la cruel condena a prisión perpetua que sufrieron el doctor Jaime L. Smart, y los policías Julio César Garacho y Horacio Elizardo Luján, sin tener ellos relación alguna con el hecho que se juzgaba, que era la muerte del excombatiente montonero Marcelo G.J. Bettini. Este, como lo expresó antes de morir, se había suicidado con la pastilla de cianuro que le suministró Montoneros para que consumiera en caso de detención. Así lo hizo. Nada les importó la verdad a los juzgadores. Mandaron a las mazmorras para toda su vida a personas inocentes. Esto me hace acordar al valiente e interesante trabajo del ya fallecido doctor Mariano N. Castex, titulado “Yo acuso”, en el que describió lo sucedido con el general Ibérico Saint Jean y el indecoroso obrar, curiosamente (o no tanto), del Tribunal Oral en lo Federal Nº 1 de la ciudad de La Plata. Decía, entre otras cosas, el doctor Castex (perito médico en esa causa), que “un exgobernador del gobierno militar, nonagenario, vio revocada su prisión domiciliar y trasladado a una cárcel común, luego de una farsa vergonzosa. La consecuencia fue su óbito. Una muerte anunciada por los forenses independientes, un homicidio silenciado por quienes manipulan sin pudor alguno la tragedia argentina de la década del setenta. Ibérico Saint Jean fue asesinado in obliquo por el Tribunal Oral Federal de La Plata. El tribunal hizo caso omiso de la prevención, designó a dedo a “especialistas” que “convenían”, basureó a los forenses oficiales, maltrató a un anciano indefenso, revocó la prisión domiciliaria y lo sepultó en la cárcel de Marcos Paz. En pocas palabras, lo llevó, “carente de la capacidad para estar en juicio”, a un cadalso, sabiendo cuál era la situación. Se justifica esta nota porque testigos que hablen quedan muy pocos, ya que reina el miedo, y en el futuro los archivos y la escasa prensa independiente que queda deberán hablar. Que su muerte y otras muchas de las que no se habla por temor sea un llamado de atención para que de una vez por todas cese el carnaval instaurado por la venganza y que la Justicia vuelva a brillar en el suelo argentino que clama por paz”. Por ello mismo: yo también acuso.

Francisco García Santillán

DNI 10.661.522

Celebro la columna dominical de Graciela Guadalupe del 16 de junio, en la que la cronista rescata la rica historia que protagonizaron en Barcelona la nonagenaria Nuria y Beatriz, quien se bajó de su moto para atarle los cordones a la dama mayor, a fin de evitar una caída. Durante el pasado fin de semana, observé cómo el móvil 7742 de la Policía de la Ciudad se detuvo en Peña y Larrea, frente al lento avance de una dama mayor. No solo eso, sino que uno de los policías se bajó para ayudar a la dama a cruzar la calle, para luego proseguir con su labor. Pequeños grandes gestos que pueden devolvernos la fe en nuestra sociedad.

Quique Figueroa

DNI 16.512.123

El 15/4 aboné al Renaper 35.000 pesos para renovar pasaporte. Como el lapso de entrega excedía mis posibilidades, en una sede pagué 70.000 por el trámite acelerado. Allí me indicaron que pidiera la restitución del primer importe. Lo reclamo desde hace más de dos meses, y me responden que “no hay plazo estimado” para la devolución.

Gabriel Serafini

DNI 10.547.460

LA NACION

Conocé The Trust Project

COMENTARIOS