es el hombre del gol de una Selección que llega mucho y convierte poco


Durante un año y medio, a Lautaro Martínez se le cerró el arco con la Selección Argentina. Inflaba redes en el Inter de Italia, donde es capitán, capocannoniere y figura indiscutida del campeón de la Serie A. Pero las rachas goleadoras son así. En la negativa el arco se hace chiquitito y en la positiva se transforma en un imán que permite destrabar partidos, como el de este martes para ganarle a Chile por 1 a 0 sobre la hora y asegurar la clasificación para los cuartos de final. Y esa llave, desde que la Selección Argentina se juntó para jugar esta Copa América, parece tenerla el Toro.

A los 87 minutos, después de un córner cerrado -como toda la noche- de Lionel Messi al primer palo, una serie de rebotes le dejaron la pelota en su pie derecho al bahiense, para que haga lo que mejor saber hacer: mandarla al fondo de la red. A esa altura el medidor de merecimiento ya había marcado que mucho antes el cero tenía que haberse ido del marcador de cada una de las pantallas gigantes del estadio MetLife, repleto con 81.106 hinchas, en su mayoría con camisetas albicelestes.

Desde un amistoso contra Honduras en septiembre de 2022 hasta otro juego de preparación ante Costa Rica en marzo pasado transcurrieron 777 minutos sin goles de Lautaro con la camiseta de la Selección Argentina. Entre ellos los siete encuentros del Mundial de Qatar 2022, en el que empezó como titular y después le dejó el lugar a Julián Álvarez -también inicial esta noche-, y seis de las Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial 2026.

Incluso, la referencia constante de la prensa y las redes sociales a esa sequía fue algo que causó malestar en el Toro. Así se lo habían confesado a Clarín desde el interior de la concentración albiceleste, al recordar por qué no habló con los periodistas después de meterle un doblete a Guatemala, en la gira previa a esta Copa, siendo que había sido elegido la figura del partido.

«Estos partidos siempre son así. Tenemos que seguir por el mismo camino, afrontando los partidos del mismo modo porque van a ser así de difíciles. Se complica cuando se nos cierran tantos, pero al fin y al cabo sacamos los tres puntos y eso es lo importante», aseguró Martínez apenas finalizado el encuentro, en la transmisión oficial.

Acababa de convertir su gol número 26 en 60 partidos con la Selección. Es el segundo goleador y el segundo futbolista que más encuentros disputó del ciclo de Scaloni, en la primera lo supera Messi (43) y en la segunda Rodrigo De Paul (60). En la tabla histórica, además, quedó octavo, recortándole distancias a Ángel Di María (30), Gonzalo Higuaín (31) y Diego Armando Maradona (32).

La efectividad, una preocupación

Está en evidencia que, en esta Copa América, Julián Álvarez le pone la intensidad defensiva pero los goles son de Lautaro Martínez. Toda la efectividad que tiene el Toro, que en la fecha inicial entró a los 72 y convirtió a los 88 había sellado el triunfo contra Canadá, es la que le falta al resto de la Selección.

Porque a la versión Copa América 2024 de la Albiceleste no se le puede reclamar el juego. Tampoco la solidez defensiva que arrastra desde hace tiempo. Pero la falta de efectividad goleadora es algo que llama la atención, cuando fue algo que le fluyó en tiempos cercanos.

Si hasta tuvo que gritar dos veces en la noche calurosa de Nueva Jersey para ganarle a Chile y asegurar la clasificación a los cuartos de final. Una cuando el inmaculado Lautaro Martínez definió de primera esa pelota suelta en el área y otra cuando el árbitro uruguayo Andrés Matonte confirmó el tanto tras la extensa revisión del VAR.

Lautaro Martinez se abraza con Lionel Messi tras el triunfo sobre Chile. Foto: APLautaro Martinez se abraza con Lionel Messi tras el triunfo sobre Chile. Foto: AP

Fue el tiro número 21 de todo el partido para la Albiceleste. Ocho de ellos fueron al arco defendido con solvencia por Claudio Bravo. Al experimentado arquero, que se convirtió en el más longevo de toda la historia de la competencia, solo lo pudo vencer cuando el Toro, con su olfato le dio de volea al balón. A modo de comparación, durante el Mundial de Qatar 2022, la Selección convirtió 15 tantos en 83 remates al arco.

La duda eterna por quién debe ser el centrodelantero del ciclo Scaloni se abrirá nuevamente hasta que el sábado próximo a las 21:00 (hora argentina) enfrente en Miami a Perú, con la clasificación en el bolsillo pero la necesidad de asegurar el primer puesto para esperar al segundo del grupo B (con México, Ecuador o Venezuela). Y ahí, la pregunta se caerá de maduro: ¿se debe aprovechar el momento Lautaro Martínez o la utilidad de Julián Álvarez?

Las tablas de la Copa América




COMENTARIOS