Me molesta un poco; espero que no sea nada grave


Lionel Messi encendió las alarmas de la Selección Argentina cuando tuvo que ser atendido por el kinesiólogo Luis García en pleno de juego cuando transcurría el primer tiempo del partido contra Chile, por la segunda fecha del Grupo A de la Copa América. Se tocó el aductor derecho y volvió después de dos minutos de masajes. El capitán campeón del mundo nunca pidió el cambio y completó los 90 y pico de minutos que duró el encuentro. ¿Cómo terminó? Lo aclaró en la zona mixta y estuvo lejos de llevar tranquilidad.

«Qué sé yo… Ahora voy a ver. Creo que sí. Me molesta un poco, pero pude terminar jugando así que espero que no sea nada grave«, respondió ante cuando le preguntaron acerca de la dolencia que le apareció, según confesó, en el primer pique de la noche en el MetLife de Nueva Jersey.

En ese sentido, tras aclarar que nunca sintió un tirón, agregó: «Terminé bien, aunque un poco dolorido. No estaba suelto del todo. Me molestaba un poquito. Mañana veré cómo seguimos. Me costaba moverme con soltura. Y después te empieza a jugar la cabeza porque empezás a pensar en el pinchazo. Pero vamos a ver».

Hubo otra declaración que llamó la atención de Messi, en buena hora, porque sin que se le pregunte reveló el posible origen de la molestia. «Fue de la nada, vengo de un par de días con dolor de garganta, fiebre y quizás eso me pasó factura. No es algo viejo ni algo que traía, es una contractura, veremos», confesó.

Después, ante el micrófono de Clarín, reconoció que el triunfo agónico 1-0 con el gol de Lautaro Martínez es un bálsamo, porque le permite asegurar la clasificación y casi el primer puesto, lo que derivará en su probable ausencia en Miami el próximo sábado contra Perú.

«La verdad que sí (tendría casi una semana de descanso), por eso está bueno que hayamos ganado al final y obtenido la clasificación. Son varios partidos, son viajes largos los que vamos haciendo, muchos días en hoteles, descansando mal, por ahí esta bueno…», opinó.

Habrá que esperar entonces los estudios a los que seguramente se someterá en las próximas horas con el cuerpo médico encabezado por el doctor Daniel Martínez. La delegación tiene previsto partir en chárter rumbo a Miami (unas tres horas de vuelo), después del almuerzo de este miércoles.

Además, analizó el partido con la misma claridad con la que desparramó camisetas rojas pese al estado del campo de juego. «Fue un partido muy trabado, que nos costaba encontrar los espacios. No quiero hacer hincapié mucho en eso, pero la cancha tampoco ayuda mucho. Porque no podés jugar de primera, no podés jugar rápido, necesitás siempre un tiempo más, incluso dos. Y se hace difícil encontrar los espacios entre líneas y cuando la movés de un lado a otro, se hace más lento. Pero bueno, lo pudimos sacar adelante, obtener la victoria y, sobre todo, la clasificación para estar tranquilos», soltó.

Lo concreto es que Argentina puede darse el lujo de darle descanso a su capitán en el Hard Rock Stadium de Miami. El DT Lionel Scaloni ya avisó que con el lugar garantizado entre los ocho mejores pondrá en marcha una rotación para que los que todavía no tuvieron minutos puedan jugar.

«Veremos cómo se dan estos días, cómo me voy recuperando. Dimos un paso importante para estar tranquilos y para estar clasificados. Son muchos partidos seguidos, son muchos viajes. Ya empezaremos a pensar en lo que viene», deslizó Leo dando a entender que muy posiblemente se saltará el duelo contra los peruanos pensando en el cruce de los cuartos de final, que si gana su zona será contra el segundo del grupo B, el 4 de julio en Houston.



COMENTARIOS