¿salidas previstas o cambio de sistema?


Durante la minipretemporada de River, Martín Demichelis trabaja con la mente puesta en fortalecer a su equipo para la segunda parte del año y el plan estratégico podría traer novedades.

¿Acaso Micho está pensando en jugar, en algún momento puntual con línea de 3 (o de 5) en defensa? Ese puede ser uno de los motivos por los que están llegando varios defensores, más allá de las complicaciones defensivas que tuvo el equipo en el primer semestre de este 2024. El otro: la posible salida de Paulo Díaz, aunque por ahora al chileno lo cuentan.

Federico Gattoni y Franco Carboni, quienes tuvieron su primer entrenamiento con el plantel Millonario, son flamantes refuerzos. También llegaría Valentín Gómez, el joven de 21 años, figura de Vélez. Y todavía se mantienen las esperanzas por Germán Pezzella, por quien no habrá novedades hasta que termine la Copa América.

Entonces, sin contar al jugador del Betis, cuyo futuro aún está incierto, Demichelis tendrá, por ahora, siete futbolistas que pueden ocupar la zaga. Ellos son: Paulo Díaz, Sebastián Boselli, González Pirez, Ramiro Funes Mori, Daniel Zabala, Gattoni, Carboni y Gómez, que llegará cedido por el City Group, que se lo compra Vélez. Y el único que, hasta el momento, se sabe que se irá es David Martínez.

Con ocho jugadores con posibilidades de jugar en la zona central de la defensa, tranquilamente Demichelis puede armar una línea de tres. Tendría a Gattoni y Boselli (también podría hacerlo como marcador derecho) como líberos, a Paulo Díaz (puede quedar como último hombre también), González Pirez y Zabala como stoppers derechos y por la izquierda, Gómez, Funes Mori y hasta Carboni, que si bien es lateral izquierdo, ha jugado como segundo marcador central dada su altura (1,90 metro). Aunque también puede hacerlo como lateral-volante.

Gattoni puede ser ideal para un sistema con línea de tres en defensa ya que hace buen uso de su velocidad, es tiempista y tiene buena lectura para hacer coberturas. A su vez, además de contar con un interesante juego aéreo, demuestra seguridad con la pelota en los pies.

Carboni, por su parte, más allá de su figura prominente, es un jugador muy físico que puede hacer la banda sin problemas, tanto en fase defensiva y ofensiva. Y se destaca en la marca.

Gómez, en tanto, es veloz, fino, de muy buen juego aéreo, y cuenta con todas las cualidades del defensor moderno (pase entre líneas, salida limpia, manejo de los tiempos) y mucho carácter.

Salvo en algunos momentos puntuales o específicos y debido al desarrollo de los partidos, Demichelis no optó por jugar con línea de tres en defensa. Respetó mayoritariamente la formación con cuatro defensores. Desde ese lugar, cuesta pensar en un cambio de sistema. Pero, con los antecedentes recientes, con muchos problemas atrás, sumado a que en el medio no le encuentra la vuelta, Micho y sus colaboradores podrían cambiar de parecer y buscar un cambio para producir un schock táctico en el equipo.

Alguna vez Marcelo Gallardo se decidió a implementar un esquema con 3 defensores cuando se fue Exequiel Palacios dado que no tenía al reemplazante del ahora jugador del Bayer Leverkusen y la Selección nacional, que era el motor del equipo. Ahora, con Demichelis pasa algo similar. La salida de De La Cruz dejó rengo al medio de River. Y no se encuentra al sustituto.

Eso sí, para jugar con una línea de 3, Demichelis también necesitará trabajar a fondo con los posibles jugadores que actúen por las bandas, como pueden ser los casos de Pablo Solari, Santiago Simón o hasta Agustín Sant’Anna por la derecha y Milton Casco o Carboni por la izquierda.

Y por el medio, además de un 5 (Rodrigo Villagra, Nicolás Fonseca, Matías Kranevitter o Felipe Peña) podría jugar con internos como Nacho Fernández, Rodrigo Aliendro o Manuel Lanzini. Al Diablito Echeverri no lo va a tener al principio de este semestre porque se irá a los Juegos Olímpicos con la Selección Sub-23 que conduce Javier Mascherano.

La gran cantidad de defensores que ahora va a tener Demichelis en el equipo supone o bien que puede ser para cubrirse ante eventuales salidas o la posibilidad de implementar un cambio de sistema. Micho ya tiene su propia experiencia como jugador, etapa en la que supo adaptarse a jugar con línea de tres cuando sus técnicos lo decidieron. ¿Estará pensando ahora como entrenador a plantear ese cambio de sistema? Se verá…



COMENTARIOS