páliza inédita, Busquets vio la roja y tres argentinos lo dejaron sin punta


Inter Miami venía sacando buenos resultados sin Lionel Messi, ganando cuatro partidos seguidos en la MLS desde que el 10 argentinos dejó el equipo para sumarse a la Selección. Todo eso se terminó este sábado, en una noche de terror ante Cincinnati, con una goleada en contra que fue una paliza y la expulsión de Sergio Busquets. Además, su rival le sacó la cima de la tabla de la Conferencia Este.

El resultado es lapidario e histórico: la joven franquicia fundada en 2018, que compite en la liga estadounidense desde 2020, nunca había sufrido 6 goles en contra en duelos oficiales. A este inédito registro sólo se le acercan un 0-5 como local contra New England Revolution, en julio de 2021, y dos 1-5 en casa de Austin FC, en marzo de 2022, y recibiendo a Nashville FC en septiembre de 2021.

A esos reveses le sigue una derrota de esta temporada, un 0-4 visitando a New York Red Bulls, el 23 de marzo pasado, pero con una salvedad: tampoco jugó Messi, ausente por una lesión en su isquiotibial derecho.

Al equipo del Tata Martino se le cortó la racha, y de qué manera. En el entretiempo ya perdía 4-1, con los argentinos Luciano Acosta y Yamil Asad anotándose en la lista de goleadores. El regreso de los vestuarios fue demoledor: a los 15 minutos Busquets protestó un fallo del juez, recibió amarilla e insistió con el reclamo en forma vehemente hasta llevarse la roja.

Yamil Asad maneja la pelota ante Marcelo Weingandt. Foto: Trevor Ruszkowski-USA TODAY SportsYamil Asad maneja la pelota ante Marcelo Weingandt. Foto: Trevor Ruszkowski-USA TODAY Sports

El elegante mediocampista español, de 35 años de edad, llevaba apenas tres expulsiones en sus 912 partidos como profesional (las tres con el Barcelona, sólo una por roja directa), un dato revelador para un jugador que siempre se destacó por hacerse patrón de la mitad de la cancha priorizando el manejo de la pelota antes que la necesidad de pegar patadas.

En una liga que cuida las formas y sanciona las discusiones con quienes imparten justicia, Busquets se vio obligado a irse a las duchas con su equipo abajo en el marcador 5-1. Parecía que se venía una goleada todavía mayor pero Cincinnati, uno de los mejores equipos de los Estados Unidos antes y después de la llegada de Messi, sacó el pie del acelerador y en esa última hora sólo metió un gol más.

Además de Asad y Acosta, en el vencedor también fue titular Luca Orellano, el ex Vélez que se ganó su lugar en el 11 de Cincinnati a fuerza de gambetas y golazos, como el que marcó hace poco frente a Philadelphia.

A Inter Miami «sólo» le faltaron Messi y Luis Suárez (comprometido con la Selección de Uruguay), sus dos máximos goleadores en lo que va del torneo, con 12 tantos cada uno de ellos, pero el Tata tuvo a varios nombres conocidos, entre ellos los argentinos Marcelo Weigandt, Franco Negri y Federico Redondo, con Tomás Avilés en el banco de suplentes.

Además jugaron otros nombres familiares como el arquero Drake Callender, Bejamín Cremaschi, Julian Gressel, Leonardo Campana y Robert Taylor. O sea, todos menos Messi y Suárez.

Luciano Acosta, el MVP 2023 que quiere ser campeón con Cincinnati. Foto: Trevor Ruszkowski-USA TODAY Sports.Luciano Acosta, el MVP 2023 que quiere ser campeón con Cincinnati. Foto: Trevor Ruszkowski-USA TODAY Sports.

Los de rosa se la venían arreglando bien sin sus máximas figuras: tras el empate 3-3 con St. Louis City SC, con el 10 en cancha, luego hilvanaron cuatro triunfos consecutivos ante Philadelphia, Columbus Crew, Nashville SC y Charlotte FC, y todos con el mismo resultado, 2-1.

Inter Miami le puso fin a su seguidilla con el peor rival posible porque Cincinnati lo venía acechando en la tabla desde el comienzo de la MLS, que va por su jornada 24 de 38. Ahora es el nuevo líder, sin contar que debe un partido por lo que la diferencia podría ser de cuatro unidades.

El resumen del partido



COMENTARIOS