la convicción que comparten Messi y la Selección Argentina rumbo a las semifinales de Copa América


«No Dibu, no party» («Sin Dibu, no hay fiesta») la frase publicada por la cuenta oficial en inglés de la Selección Argentina se ajusta perfecto a lo que los hinchas albiceleste vivieron durante la madrugada del viernes en Houston, después del triunfo por penales ante Ecuador que le permitió avanzar a las semifinales de la Copa América quedó confirmado que Emiliano Martínez es el arquero más determinante que ha tenido el seleccionado en su historia.

El 4 de julio en Estados Unidos fue el día de la dependencia de Dibu para la Albiceleste. Sus dos atajadas mano a mano en los primeros 15 minutos, los dos penales que detuvo en la tanda definitoria, le dieron más que argumentos para inmortalizar ese meneo de cadera que se hizo meme más rápido que lo que voló hacia los palos del estadio NRG.

El marplatense, de 31 años, primero se autoconvence y después lo irradia para los demás. Se alimenta de los hinchas, pero también de los rivales, como ante Países Bajos en Qatar o como con el español Félix Sánchez Bas -ahora ex DT de Ecuador- que en la conferencia de prensa previa había revelado que Alexander Domínguez, el arquero ecuatoriano, también podía atajar en una hipotética definición por penales. No pudo ni siquiera tocar ninguno.

«Sé que ellos habían practicado penales, lo había dicho el técnico en prensa y cuando llegó el momento ellos celebraron mucho, pero la tanda de penales es un acierto, es negro o blanco, por suerte nos tocó a nosotros», relató Martínez, quien ganó cuatro definiciones por penales con la camiseta albiceleste.

«Me hizo recordar un poquito el partido de Holanda. Un empate en el final. Erramos el primer penal. Así que nada, se me hizo un poquito cuesta arriba. Pero siempre podemos sacarlo adelante», afirmó ante el micrófono de Clarín en la zona mixta del estadio de Houston, que recorrió con la tranquilidad del deber cumplido.

Es gigante el Dibu. No solo por sus atajadas, sino físicamente. Quizás ahí se empieza a explicar lo que logra cuando está frente a frente de un rival y como único eslabón entre la pelota y el gol. El que lo definió, sin vueltas, fue el propio capitán Lionel Messi: «Estaba con mucha bronca por haber errado el penal, pero al mismo tiempo estaba tranquilo porque sé que él se agranda en estos momentos, es difícil patearle un penal porque es grande, rápido y aparte el que va a patear sabe que es atajador».

Ante la pregunta de Clarín, Martínez se lo devolvió: «Se lo debía. Nos salvó en el Mundial. Lo ganó él. Fue el mejor de todos en el Mundial. Venía de una lesión muy fuerte en el aductor y yo sentía que lo tenía que ayudar cuando erró el penal. No me puse presión. Eso se merece. Lleva tantos años trabajando para esto y que juguemos otras semifinal es gracias a él».

Foto: Mati Arrascoyta - Enviado especial - CLARINFoto: Mati Arrascoyta – Enviado especial – CLARIN

El de Messi fue uno de los tantos elogios que recibió de sus compañeros, tanto en redes sociales como en las declaraciones post clasificación. Pero, seguramente, hubo dos que le llegaron mucho más que esas al arquero del Aston Villa. Primero la de su papá Alberto, que se rindió a los pies de su hijo: «Hoy en día lo dijeron los demás que es el mejor arquero del mundo. Mis amigos, mis compañeros, mis parientes dicen que es el mejor arquero, sin duda. Y yo les dije que hay varios arqueros también que andan bien, ahora ya no lo digo yo… ya está puesto. Así que hoy sí puedo decirle como papá y como fan de él que es el mejor arquero del mundo«.

Y su esposa Mandinha mostró un video con una tierna reacción de su hijo Santi, de 6 años, que en el partido ante Perú había tenido la chance de salir de la mano de Dibu para el saludo protocolar. «Vos sos el mejor arquero en el mundo”, le dice con una voz entrañable mientras se tira sobre la cama imitando a su papá.

Todos quieren ser Dibu Martínez

Y sí, es un hecho que todos quieren ser Emiliano Martínez. Pasó después de Qatar los clubes se llenaron de camisetas con el número 23 con chicos y chicas que querían imitar al marplatense volando en las tierras árabes y también pasa ahora.

Si hasta Sergio Goycochea, ex arquero de la Selección y hoy comentarista de TV, compartió un video imitando sus movimientos en la cabina de Houston, mientras Martínez se asemejaba a él en el Mundial de Italia 90. El ‘Goyco’ también atajó ocho penales con la camiseta albiceleste y ganó cinco definiciones, aunque su récord está amenazado.

También Ubaldo Matildo Fillol, que vio desde la tribuna la épica actuación del Dibu y en el aeropuerto rumbo a Nueva Jersey recordó que alguna vez atajó tres penales en un amistoso en Suiza, pero que sin la existencia de las redes sociales pocos lo recuerdan.

Incluso Ángel Di María y Leandro Paredes, los que se ponen sus guantes en los picados de los entrenamientos de la Scaloneta.

Dibu parece tener la filosofía de Bob Marley, que decía que su cuerpo no le pertenecía a él, sino al pueblo de Jamaica. Parece que ataja con 25 pares de manos, las de sus compañeros en esta Copa América, y con la fuerza de millones de argentinos que alientan a la Selección.

«Decirle que los amo», lanza mientras empieza a caminar por el largo pasillo que lo sacará de los micrófonos y lo devolverá a su mundo, ese que tanto soñó con ocupar y en el que sigue bailando con brillo propio.

COMENTARIOS